Reflexión de media noche: Tan sólo vivir

Reflexión de media noche: Tan sólo vivir

Llega una nueva reflexión de media noche, inspirada en esta ocasión por el artista marcial Bruce Lee. ¿Qué sucede cuándo repentinamente despertamos y no dejamos de cuestionar nuestra propia existencia? ¿Cuál es el sentido de todo esto? ¿Y si la respuesta ya estuviese con nosotros? Les presentamos un punto de vista más que, esperamos, los invite a reflexionar esta noche.
26 de Febrero, 2019 | Por Néstor García


"Date cuenta del hecho de que simplemente vives y no vives para algo"

Recuerdo haber visto muchas de sus películas y haber quedado sorprendido por sus técnicas y su misma presencia. Breves destellos de "Operación Dragón" acuden ahora a mi mente, quizá durante una noche de sábado, observando en silencio y con atención a aquél hombre. Recuerdo buenos tiempos pasados con mi familia más cercana, donde, después de un día de mucho caminar, podían darse el lujo de comprar una revista para mi repleta de información sobre aquel actor. Bellas memorias sin duda. Tenía mucho tiempo sin pensar en ellos y ahora, aunque sean estrellas fugaces, acuden a mi mente como si esto hubiese sucedido ayer, directamente de un lugar lleno de cariño.

"Date cuenta del hecho de que simplemente vives y no vives para algo"

Bruce Lee, sin haberlo imaginado en ese entonces, se volvería una gran inspiración para mi filosofía de vida, una filosofía que, como el resto del mundo, he tratado de forjar con base en mis ideales; una forma de pensar que, hoy en día, agradezco haya permeado en tantos campos de mi vida diaria. Encontré una línea de pensamiento enfocada en encontrar la fortaleza para llevar una vida que, en ese entonces, no sabía que podría complicarse bastante, con la necesidad de tomar papeles que no había podido visualizar, mucho menos había considerado, y con sentimientos constantes de comparación y sentirme indigno, e incluso si en ocasiones vuelven, he tratado de llevarlos con más armonía en mi vida.

"Date cuenta del hecho de que simplemente vives y no vives para algo"

Años después, quizá alrededor de mis 25 años, comencé a leer más sobre la filosofía de vida de Bruce. El conocimiento que residía en sus palabras fue vital para mi entonces, siendo parte y razón de algunos de los mayores cambios que he hecho en mi vida, en pro de mi bienestar. Un par de palabras podían dejarme en un estado de cuestionamiento interno por un tiempo tan breve como eterno: así de poderosa fue su importancia en mi crecimiento y aprendizaje.

"Date cuenta del hecho de que simplemente vives y no vives para algo"

Y es que, en ocasiones, podemos llegar a perder de vista lo más básico, esencial e importante: concentrados en detalles más banales, olvidamos que hoy tenemos la oportunidad de simplemente vivir. ¿Eso qué significa? Tan sólo puedo hablar desde mi experiencia, pero ha significado que puedo sentir alegría, tristeza, enojo, emoción, compasión, miedo, fortaleza, gratitud, ingratitud, esperanza, rabia o admiración, en un día cualquiera, por una persona, evento, obra o momento que entonces, se vuelve particular. Quizá no era capaz de ver la riqueza de la vida que llevo en ese entonces, y es probable que fuese un ingrato por mucho tiempo aún considerando la dicha de vivir y experimentar todo esto, pero ahora, conforme las cosas cambian y mi panorama se abre un poco más, me doy cuenta de lo afortunado que he sido siempre, y trato de ser más agradecido por todo esto.

"Date cuenta del hecho de que simplemente vives y no vives para algo"

Hubo tiempo en que no sabía a ciencia cierta mi razón de despertar en las mañanas. Varios días perdí de vista lo esencial, y en otros tantos, daba por hecho momentos que no eran seguros, y de un minuto a otro, podían despedirse de mi vida. En algunas ocasiones, se despidieron así. Hoy en día sigo haciéndolo, incluso si en ocasiones no me doy cuenta. Pero trato de ser más consciente para detener esos comportamientos, ese pensamiento. Quiero seguir haciendo mi mejor esfuerzo para cultivar mi esperanza por todos aquellos y aquello que me rodea, que nos rodea. Por mantener ese egoísmo a raya. Por darle crédito a otros, por pensar algo mejor de la gente que está a nuestro alrededor y que está librando su propia lucha. Quiero seguir haciendo mi mejor esfuerzo por vivir con mis ideales. Quiero hacer lo mejor que pueda, por más difícil que sea, por recordar día tras día, que experimentar, crear, reír y llorar, son parte todos de una misma realidad: vivir. Simplemente vivir.

"Date cuenta del hecho de que simplemente vives y no vives para algo"

Quiero recordar que hoy, como aquellos lindos recuerdos de mi infancia, estoy vivo. Y eso es algo por lo que deseo estar siempre agradecido.

"Date cuenta del hecho de que simplemente vives y no vives para algo" - Bruce Lee

Mil gracias.

Los comentarios