Reflexión de media noche: enmendar, mejorar y avanzar

Reflexión de media noche: enmendar, mejorar y avanzar

Llega la primera reflexión del 2019: con un nuevo año llegan nuevas oportunidades, pero también, el momento de ver directamente a los ojos a las cosas que no se han hecho bien en el año que se va. Y así, podemos ver quienes somos; podemos elegir volvernos algo más.
12 de Enero, 2019 | Por Néstor García


"Es un salto de fe. Eso es todo lo que es, Miles. Un salto de fe."
- Peter B. Parker [Spider-Man: Into the Spider-Verse]

No es novedad el hecho de que siga cometiendo muchos errores con mi forma de ser. En ciertos momentos puedo voltear y ver lo mucho que he mejorado desde hace tantos años, pero en otros aspectos, aún tengo mucho que aprender. Sigo intentando, como he tratado de hacer con mi persona desde aquellos momentos en que toqué fondo hace algunos años. Fue mi responsabilidad entonces. Es mi responsabilidad ahora. Quiero ser mejor de lo que soy hoy.

En ocasiones, aunque en menor medida que en el pasado, me sigue aterrando el futuro. Creo que en momentos como estos flaqueo mucho y simplemente me cuesta un gran esfuerzo concentrarme y colocarme de nuevo en la realidad, recordándome que no es tan importante como lo pienso. Recientemente me encontré en esta situación, y no fue agradable en lo absoluto. Un agobio inexistente, lo sé. Nuestra mente juega en ocasiones muchos trucos con nosotros, o al menos, puedo hablar en mi caso particular.

Creo que el conflicto es necesario para poder crecer, ¿pero hasta qué punto, y qué tipo de conflicto? Mis errores me han costado una marca en mi vida ante mis propios ojos. En ocasiones, esa marca, las emociones, las consecuencias, me han invitado a actuar. "Puedo hacerlo mejor. Sé que puedo hacer algo mejor que esto. Puedo y quiero mejorar."

Personalmente, en ocasiones me resulta muy difícil lidiar con las consecuencias que mis errores traen. No siempre son agradables. A veces es muy doloroso pensar en ellas. "No debí haber hecho esto. Fui yo... pero yo no quiero ser así, no quiero ser esto, no debí hacerlo. Lastimé a alguien importante, me lastimé a mi. Este no es el camino que quiero para mi." Pero ese dolor me ha ayudado a crecer, al saber que he hecho algo desconectado de la persona que quiero ser, que trato de ser en mi vida.

Toda esta charla viene únicamente ligada a uno mismo, al aspecto emocional personal. Creo que, al ser máquinas de hábitos, puede ser muy difícil cambiar ciertos aspectos de nuestro ser, justificándonos únicamente con el "es que yo soy así". A mi no me gusta este tren de pensamiento. Creo que es capaz de encadenarte a lo que no quieres ser, y a largo plazo, esto puede terminar por destrozar una buena parte de tu vida, dejándote en una crisis de identidad. Y ya tuve suficiente de esa etapa. Una etapa que fue mi total responsabilidad. De nadie más.

Y a mi parecer, el motivo para desear cambiar es igual de importante que el cambio mismo. Incluso si el cambio es algo positivo, una razón egoísta podría nuevamente, llevarnos a una crisis, al generar una desconexión entre los valores que creemos tener y los que realmente tenemos; querer mejorar a cambio o a costa de algo o alguien más no es algo que deseo para mi, ni para la gente que me rodea.

He cometido muchos errores a lo largo de mi vida. De verdad quiero creer que he mejorado un poco en todos estos años. Pero eso es lo que uno mismo quiere pensar sobre sí siempre. Pensar que ha seguido el camino que uno cree correcto. Y lo entiendo: nadie más que nosotros dirá que es lo mejor para uno mismo. Podremos recibir ayuda de familia y amigos, escuchar palabras de aliento y escuchar que vamos por un buen camino, que eso es suficiente. Pero lo más difícil siempre será nuestra total y completa responsabilidad: sentarse con uno mismo, meditar y reflexionar sobre aquello que no nos permite encontrar paz, sobre nuestro comportamiento, sobre nuestra persona.

¿Cómo sabré que ese cambio será bueno? En ocasiones esto resulta aparente, ¿pero cuando no lo es? No lo sé. Tan sólo puedo dar ese salto de fe, esperando que, en un tiempo, me encuentre en una mejor condición que la que hoy mismo estoy viviendo. Ya no puedo seguir auto compadeciéndome; tengo que actuar.

"Si el resultado no va a cambiar... entonces ¿cómo puedo morir sin haberlo dado todo?
Ya no voy a pensar en el fracaso o las repercusiones, ¡sólo daré todo lo que tengo!"
- Genos [One Punch Man, "El discípulo supremo"]

Releeré esta entrada el próximo 21 de abril. 100 días antes de regresar y ver en dónde me encuentro en ese entonces. Sé que caeré. Pero también sé que valdrá la pena, porque es una pelea por mi propia vida. Una lucha por ser mejor, por fortalecerme y aceptar el dolor. Y cada caída ocurrida en la búsqueda de ser alguien mejor que hoy, valdrá cada minuto dedicado. Cada caída en la búsqueda de enmendar, mejorar y avanzar, habrá valido el esfuerzo.

"Ahora sabes por qué estás luchando."
- Rocky Balboa [Creed 2]

Los comentarios