Reflexionando a unas horas de despedirse del 2018

Reflexionando a unas horas de despedirse del 2018

Con tantos eventos ocurriendo en nuestras vidas a lo largo de los 365 días que forman el presente año, hoy y siempre es bueno dedicar un par de minutos del día para pensar sobre lo que hicimos y lo que no en este 2018, y aún más importante, lo que queremos hacer y dejar de hacer para el próximo 2019.
31 de Diciembre, 2018 | Por Néstor García


En ocasiones, algunos de nosotros imaginamos y pensamos en grandes momentos que vienen en camino a nuestras vidas: ocasiones que nos harán disfrutar de la dicha de estar vivos. Rara vez nos detenemos a pensar que podrían suceder cosas terribles en nuestro camino. Pero algunas veces, y para algunas personas, son esos momentos los que nos ayudan a recordar las cosas más importantes en la vida, a pesar de lo terribles que pueden resultar. Te ayudan a enfocarte en tus prioridades, y a darte cuenta de que quizá estás perdiendo tiempo con cosas sin sentido.

He visto el cañón de una pistola 2 veces en mi vida. Y afortunadamente, por más mediocre que pueda sonar para algunos, he podido seguir vivo para contarlo, sin importar las pérdidas materiales (reemplazables) o sustos (que en ocasiones, son difíciles de superar, pero no es imposible) que hay que enfrentar, sino más preocupado por la familia que está a tu lado en esos terribles de momentos. Recuerdo que en esta última ocasión, minutos después de tal evento, comencé a llorar. Contrario a lo que había sucedido apenas un año atrás, en esta ocasión el golpe fue directo.

No pude evitar pensar que estaba viviendo los últimos minutos de mi vida.

Y a pesar de eso, me sentía en paz; con mucho miedo, pero en paz con lo que he vivido hasta el día de hoy. La alegría, la tristeza, el dolor, el sacrificio, el sufrimiento, la dicha, la paz. Supongo que de algún modo era mi forma de lidiar con la resignación en el momento, no lo sé. Además, no pasé mucho tiempo así; el día, antes de todo eso, fue bastante bueno, y el día siguiente fue muy ameno también, lo cual ayudó a que personalmente estuviera tranquilo en la medida posible. Ese evento parecía otra oportunidad para continuar. Pero quienes sufrimos de tal incidente, no lo pedimos. No tuvimos elección mas que enfrentarlo. Sólo sucedió. Y tuvimos la fortuna de salir adelante del mejor modo posible.

Hace un par de años, compré un cómic con motivo de las fiestas navideñas. Recientemente lo retomé, y volví a leerlo. Entre sus páginas: una chica, Toulouse Lexington, había sido raptada, siendo amenazada con la detonación una bomba que portaba en su pecho si intentaba escapar, por su captor. Su guardaespaldas, con ayuda de Logan, habían ido en su rescate. Estando tan cerca, su captor decidió detonar la bomba. Toulouse sólo tenía 10 segundos de vida a partir de ese momento. Y recordé la impotencia de sentir que tu propia vida dejaba de estar en tus manos, dentro de la pequeña área de movilidad con la que cada uno de nosotros cuenta.

Reflexionando a unas horas de despedirse del 2018 - Power Items
De pronto, la sombra de Logan aparecía. Una nueva oportunidad llegaba de la mano de un completo extraño, rodeado por defectos y virtudes. Contra todo pronóstico, había una esperanza entre las calles de la desolación.

Viene un año nuevo, y con él, nuevas oportunidades.

"Tienes la oportunidad, aquí y ahora, de elegir. De convertirte en algo más grande y noble, y más complejo de lo que eras antes."

Deseo que este 2019 nos permita crecer, luchar, y hacerte más fuerte, día con día. Porque al final, siempre habrá problemas, y permitirnos una vida de placer, dicha y alegría perpetua, nos hará incapaces de enfrentar el mañana. Nos dará una vida vacía de sentido. Porque tarde o temprano, tendremos que tomar una estancia, y luchar.

Deseo que este 2019 nos haga recordar que las oportunidades no son constantes; que la posibilidad que tenemos hoy de correr, de reír, de llorar, de saltar, de respirar, de compartir, de vivir, son contadas, y son valiosas. No siempre habrá una figura como Logan a nuestro lado. No dejemos que la oportunidad de superarnos a nosotros mismos se escape de nuestras manos. Aún tenemos tiempo.

Deseo seguir viviendo una vida en paz conmigo: una vida que aprecio, sin importar cuando un sentimiento de tristeza o desamparo me embarga como en aquel día, porque sé que incluso si el fin estuviese a un segundo, habré llevado una vida rodeado de gente que amo, tratando de mejorar y lidiar con los defectos que tengo, tratando de vivir con valores e ideales que respeto y he elegido por mi propia mano, especialmente si hay días en los que es muy difícil encontrar el sentido de todo en medio del caos que nos rodea. Vivo una buena vida, y estoy muy agradecido por ello. Y deseo que sea así para ti también.

Mil gracias familia por su apoyo, ayuda y presencia, hoy y siempre. Deseo que enfrentemos grandes retos en este 2019 que nos permitan seguir creciendo y aprendiendo. Cultivemos nuestra fuerza y nuestras capacidades. No nos demos oportunidad de quedarnos estancados en un entorno sofocante, porque incluso la rutina puede llegar a ser increíble si le damos la oportunidad de mostrarnos sus posibilidades.

Reflexionando a unas horas de despedirse del 2018 - Power Items
"El maestro Saitama me dijo que forjara mi mente apuntando siempre hacia la perfección de un héroe. Creo que acabo de comprender eso un poco mejor."

Los comentarios