[Reseña] The Predator

[Reseña] The Predator

De la mano de Shane Black, se estrenó este fin de semana 'The Predator', cinta que apunta a revivir una franquicia que nació en la época de los ochenta, y que trae consigo sangre, acción y… ¿chistes? ¡Acompáñennos en nuestra reseña de The Predator!
23 de Septiembre, 2018 | Por Moisés Laguna

El cine de acción no puede contarse sin la participación de actores como Arnold Schwarzenegger o Danny Glover, quienes junto con otros actores, consolidaron un género que apostaba por presentar historias y seres, extraterrestres o humanos, quienes ponían en aprietos a la humanidad y daban un estatus de héroes de acción a estos actores. Por medio de propuestas interesantes, estas franquicias fueron posicionándose a la par del avance del cine, y así los fanáticos demandaban más de estas historias y propuestas. Este año, The Predator regresa, intentando resurgir entre las diversas historias que cada año llegan a las salas de cine.

La sinopsis

La historia se sitúa en el presente actual, en donde por medio de diversos experimentos, la especie de los Depredadores regresa a la Tierra después de un accidental contacto de un niño y el cual, junto con un equipo de ex soldados y una científica, intentarán sobrevivir y entender el nuevo peligro que representa esta entidad para ellos y para la humanidad.

¡Lo bueno!

Esta película presenta por momentos guiños a las dos películas que fueron la base y catapulta de esta historia, por lo cual se considera como una secuela directa y que ofrece un mejor entendimiento de nuestra especie de este tipo de seres, y sobretodo de lo mortal que pueden ser para la humanidad. Además, ofrece elementos de las películas ochenteras en donde la acción, la sangre y la actitud badass del protagonista da forma a una película que ofrece entretenimiento al más puro estilo clásico.

Otro de los elementos que se pueden rescatar es que los efectos están a la altura de lo esperado, desde los escenarios, las armas y Depredadores, todos ayudan a que la historia se coloque en el gusto de los fanáticos de esta historia.

Las composiciones de Henry Jackman, ayudan a recordar la música de las dos anteriores películas, suena a película de acción clásica, a recordar que el peligro está de vuelta y si se da un paso en falso, puede costar la vida. Te invito a que le eches un vistazo a las composiciones hechas por Alan Silvestri en las anteriores películas, un viaje musical a una década que dio lo mejor para este tipo de películas.

¡Lo malo!

Es fácil desdeñar este apartado, y no, la intención de Power Items es compartirte lo mejor de cada propuesta de entretenimiento, pero esta cinta se mete cada gol en diferentes aspectos. Para empezar, Shane Black no entiende que esta franquicia merece todo el respeto por las bases que dejaron sus directores previos, así como la intención del público de ver nuevamente a esta especie detonando momentos de sorpresa, suspenso y acción de la mano del héroe en turno.

La dosis de chistes o momentos de comedia no pueden faltar, sin embargo, es precisamente este apartado que es excesivo en momentos; entendemos que una buena dosis de comedia se agradece para aligerar una situación, pero el director no entiende que esto no es a diestra y siniestra. Lo recordamos por su fallida historia de Iron Man 3 y se hará presente en la memoria del público por este nuevo intento que dejará en suspenso si el público quiere gastar su dinero por un producto de este tipo.

[Reseña] The Predator - Power Items
El elenco resulta por demás olvidable: presenta a un grupo de soldados que son los comediantes y que no se toman nada en serio, presentes con el fin de hacer chistes (algunos buenos, otros realmente malos) y morir por la mera razón de ser carne de cañón, haciendo de estos actores algo realmente olvidable. Olivia Munn en ningún momento representa el talento que puede tener por la importancia del papel, incluso, en momentos de la trama resulta ser innecesaria y que está ahí por el capricho del director.

Es de respetarse el intento que tiene el director de proponer nuevas especies propias de los Depredadores, pero tener una especie de "Predadogs" (sí, así como lo leen) que en vez de atemorizar resulta ser todo lo contrario, es algo que realmente te pone a pensar si estás viendo la antiversión de esta franquicia... y eso que hicieron Predators hace algunos años.

¡Atento cinéfilo!

The Predator es una cinta que pone algunas bases para que resurja esta franquicia, alejada a lo que hemos visto en años recientes otras propuestas, y que tiene elementos que pueden ser interesantes para las nuevas generaciones y su público conocedor de esta peligrosa especie, sin embargo, corre el riesgo de desaparecer por un buen tiempo si no contiene los elementos que hicieron de esta franquicia una de las más recordadas y que ofrecen un universo de posibilidades. No solo la historia exige un director y una historia por demás interesante, el público se merece películas con planteamientos de calidad, y no una broma de desarrollo como la que propone el director.

Te invitamos a leer nuestra reseña de la clásica cinta de 1987 aquí.

¡Hasta la siguiente caza!

Los comentarios