Reflexión de vida: un mundo ordinario

Reflexión de vida: un mundo ordinario

Es curioso todo lo que puedes vivir en un día, ¿no?
16 de Agosto, 2017 | Por Néstor García


"Interesante" es lo menos que podría decir. El día de hoy ha sido bastante ¿curioso? Muchas experiencias totalmente inesperadas, positivas y negativas quizá, pero al final, experiencias de vida.

Parecía un día como muchos otros: trabajo, leer, quizá despejarme un poco jugando, preparar un par de notas para la plataforma o sólo descansar. El día de hoy no sería la gran cosa en un inicio quizá, pero todo lo que ocurrió no era usual.

Noticias de The Evil Within 2, un juego que me emociona mucho, me ayuda a darle el título a la reflexión de hoy. El primer trailer incluyó un cover de 'Ordinary World', un grandioso tema de Duran Duran que conocí o reconocí ahí. Así que ahora pienso, "¿por qué no escucharla y darle el título a esta nota en honor a esa gran melodía? Quizá esto no ocurra nuevamente en un largo tiempo." Hecho.

El día de hoy tuve el honor de presenciar una pequeña charla y una gran visita de parte de la fundación 'Make-A-Wish México'. Esto para mi significó mucho: poder estar presente en un momento es cuando agradezco mucho la oportunidad de vivir, de la mejor manera que puedo con lo poco que sé de este gran recorrido, donde muchos ya no están con nosotros, pero también, muchos más llegan a alcanzarnos, a caminar con nosotros.

Entre las cosas que escuché, "fue el día más feliz de mi vida" terminó por darme un gran sentimiento de felicidad, una sonrisa y quizá un par de lágrimas que no salieron en aquel instante. Un bello momento sin duda.

Una gran amiga alcanzó a decirme una pequeña frase que no esperaba escuchar entonces y que se quedará conmigo por siempre. Le agradecí de la mejor forma que pude, con toda sinceridad, y pensando sobre todo lo que apenas en cuestión de minutos había visto y escuchado. Ese continuo esfuerzo por hacer de este mundo un mejor lugar para todos aquellos que nos rodean, incluso para nosotros, en las más pequeñas acciones. Que dicha es estar vivo.

Regresando del trabajo, habiendo tomado un taxi para regresar a casa, hablando y meditando sobre la vida, miedos, y cosas de la vida diaria, un hombre se acercó para hablar con el conductor. Repentinamente, sacó un arma de fuego.

No recuerdo las palabras siguientes. Recuerdo que nos pidió nuestras cosas, a lo que accedimos a entregarlas, aunque realmente, parece que sólo quería el celular del conductor. Miré aquella arma. Inconscientemente, lo miré a los ojos. "Me está apuntando directo a la cara", ahora pienso. Pero a pesar de eso, estaba tranquilo. No, no era valentía, ni indiferencia: tenía miedo por el bienestar de todos los que íbamos en el auto. ¿Quizá no lo procesé? ¿Quizá lloraré en un futuro desconsolado por esto? No lo sé, ni tengo idea. Ahora estoy tranquilo, como entonces. Tenía un poco de sed y miedo, pero a mi mente acudieron las palabras que escuché en la cinta 'La libertad del diablo':

"Y sin embargo, seguimos siendo de la misma especie."
Este hermano me está apuntando a la cara. Me ve a los ojos.

Dejo de ver el cañón. Apunta a los presentes, cada uno por un breve tiempo, indiscriminadamente. Apunta finalmente al conductor. "Clack". Sólo escuché el ruido. Un pequeño ruido. Ninguna bala, nadie herido (físicamente, al menos). Todos con vida.

Aquel ladrón huyó y nos dejó en paz. Todos estábamos aturdidos. Un pequeño momento para recordar la fragilidad de la vida misma. En silencio, compartiendo apenas unas palabras debido a la situación. Agradeciendo estar bien. Pensando, callado mayormente. Pero en paz, parecía. ¿Un juguete? ¿Real? ¿Se quedó sin balas? ¿Se trabó? Muchas preguntas, ninguna respuesta. Quizá así sea mejor.

Aquel conductor fue siempre muy profesional y brindó todo su apoyo para poder llegar bien al destino indicado. De corazón espero que pueda salir rápido de esta situación tan detestable de impotencia.

Charlando, pensando: "¿Sabes? De verdad no quiero que les pase nada a ellos tampoco." Sé que lo que hacen no es correcto, pero la violencia no me parece jamás una buena solución. "Ahí es cuando la gente toma justicia por mano propia, y pues ellos también, van escalando", escuché. Hablando, pensando, reflexionando sobre la injusticia en la que vivimos, el famoso ojo por ojo, justicia por mano propia, vigilantes. Al final de cuenta, sólo violencia. ¿Pero qué haces? No tengo respuesta. Con suerte tengo respuesta para vivir mi vida de la mejor forma que puedo, pero sinceramente, creo que siempre he tenido más preguntas que otra cosa.

"Pero sabes, no quiero arruinar este día, prefiero quedarme con el buen recuerdo de hace un rato." No quiero recordar este día por el miedo que sentí, sino por la felicidad y dicha que experimenté, que viví hacía apenas un par de horas.

Tramo final. No quiero caminar más por hoy, está un poco oscuro. Vamos a tomar un taxi, y a esperar que todo salga bien.

Todo salió bien, y aquí estoy, escribiendo esto. Lo he hablado a detalle con las personas necesarias, y sé las opciones que tengo a continuación sobre cómo lidiar con esto, más que nada, en el aspecto legal. Personalmente, me siento en paz, quizá ya sin tanto miedo. Quizá sólo quiero compartirlo, quizá lo hago como terapia, no lo sé. Y como esto, no sé muchas cosas más. Pero hay un par de cosas que sé.

Sé que las personas son capaces de dar lo mejor de sí mismas por causas ajenas a ellas. Son capaces de mantenerse erguidas, de pie, para ayudar a alguien más, desinteresadamente, sin esperar algo a cambio. Las personas son capaces de mostrar los ejemplos más horribles, pero también, los más bondadosos, llenos de valentía y sacrificio, en nombre de la humanidad misma.

Hoy vi a mujeres y hombres, [email protected] y compañ[email protected], presentes por una causa mayor a [email protected] [email protected] Si con algo quiero quedarme el día de hoy, será con ese gran recuerdo, sin olvidar ni dejar de lado el hecho de que vivimos en un mundo injusto: no injusto para un servidor, sino para [email protected] aquellas personas que pasan por situaciones de desesperanza y desolación, difíciles de comprender. Recordar que si el mundo es injusto como tanto digo, es la oportunidad de hacer algo para hacerlo quizá ligeramente mejor. Al menos aportar una pequeña piedra, quizá minúscula, pero que pueda ayudar a crear algo fuerte: cimientos resistentes para un futuro más brillante.

Es curioso todo lo que puedes vivir en un día, ¿no?

De verdad agradezco estar aquí, tan bien como es posible, y más aún, poder compartir esto contigo. Mis mejores deseos y un fuerte abrazo para ti, querida lectora y querido lector.

And I don't cry for yesterday
There's an ordinary world
Somehow I have to find..


And as I try to make my way
To the ordinary world
I will learn to survive...

- Néstor

Los comentarios