Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark

Demon in a Bottle es un arco doloroso dentro de la historia de Iron Man y por consiguiente, Tony Stark, donde su mayor enemigo es él mismo, abordando los problemas que la dependencia al alcohol pueden provocar en cualquier persona.

Por Néstor García | 06 de Marzo, 2021


Tony Stark, el hombre de hierro y uno de los líderes de los Vengadores, se ha convertido en un ícono de la cultura popular en nuestros tiempos,
siendo el personaje estelar de grandes producciones de Marvel Studios, como la trilogía de Iron Man o las recientes Infinity War y Endgame, enfrentándose a villanos como Whiplash o Thanos.

Remontándonos décadas atrás, Iron Man no contaba con enemigos particularmente interesantes dentro de sus cómics. Hay excepciones como El Mandarin, Iron Monger o Crymson Dynamo, pero son contadas en comparación con los villanos de héroes como Spider-Man o los X-Men. Al leer Demon in a Bottle, me quedó muy claro que sus contrincantes en aquel entonces no eran los más sobresalientes o conocidos, quizá con Justin Hammer como el más relevante en la historia.

Así, este arco se centra en Tony Stark y la inmensa presión que enfrenta al llevar una vida doble, pues a diferencia de la encarnación conocida hoy en día gracias mayormente al cine, aquí, Iron Man es una identidad secreta, incluso para los mismos Vengadores: un guardaespaldas personal inventado por y para Tony Stark.

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

A la vez que Stark lleva su vida como Iron Man, surgen preocupaciones sobre su empresa, Stark Industries (conocida aquí como Stark International), pues todo indica que SHIELD buscaba hacerse del control de la misma, la cual está enfocada en la creación y desarrollo de armamento militar. Como si no fuese suficiente, eventualmente se enfrentará al príncipe del mar, Namor, por el control de una isla con Vibranium, una lucha que sucede tras haber sido engañado por trabajadores de Roxxon Oil Corporation, quienes, haciéndose pasar por soldados, mintieron a Stark en un intento por hacer que ambos personajes terminen sucumbiendo uno ante el otro. Iron Man fue engañado con el pretexto de que dicha isla estaba siendo usada como un vertedero de desechos radiactivos, cuando la realidad es que era un lugar habitable, el hogar de Hiram Dobbs, un hombre que nunca había visto soldados en la cercanía durante sus más de 20 años viviendo ahí.

Tras terminar con ese asunto, y camino a casa, la armadura de Iron Man comienza a presentar fallos, lo que lleva a Tony a realizar pruebas de revisión en su laboratorio, pero sin encontrar el origen de tales anomalías. Visitando un casino en Atlantic City en compañía de Bethany Cabe, una guardaespaldas y su invitada aquella noche, termina encontrando a un nuevo grupo de villanos, contra los que combate una vez más y quienes pronuncian por primera ocasión el nombre "Hammer".

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

Durante todos estos momentos, Tony se ha encontrado bebiendo alcohol una y otra vez, y aunque no parece ser un problema aparente, podemos darnos cuenta de que es una bomba de tiempo esperando a ser detonada por un suceso de alto estrés.

Tras asistir a un evento con un embajador extranjero, un malfuncionamiento de sus repulsores causan la muerte de dicha persona, con un Stark aterrorizado y desconcertado ante lo que acaba de suceder. Es así que Iron Man entrega su armadura a la policía para pruebas, sin oponerse y buscando limpiar su nombre. Este es el detonante que faltaba, pues Tony no puede quitarse de la memoria el hecho de que ha acabado con una vida inocente, incluso si no fue él quien activó los repulsores de su armadura, cayendo en picada en un problema de alcoholismo.

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

Renunciando momentáneamente a su posición como líder de los Vengadores, Iron Man busca prepararse para una misión secreta en Monaco, para investigar al supuesto Hammer del que escuchó en su anterior batalla, acompañado por James Rhodes, además de llevar una armadura secundaria en caso de emergencia. Siendo recibidos por una ola de soldados, ambos terminan inconsciente, pero sólo Stark es tomado como prisionero y es llevado ante Justin Hammer. Éste se presenta como su competidor en el campo de desarrollo de armas, confesando ser el responsable de todas las fallas de la armadura de Tony, tras haber perdido un contrato millonario por culpa del héroe, acabando con la vida del embajador para manchar la reputación de Stark Industries y de Iron Man.

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

Stark logra escapar de su captura para portar la armadura de Iron Man una vez más, enfrentando a una variedad de enemigos menores que apenas pueden darle problemas. Hammer logra escapar, pero Tony consigue atrapar al inventor detrás de la máquina que causó las averías en su armadura, lo cual es suficiente para comenzar un juicio en contra de Hammer y limpiar la imagen del hombre de hierro.

Con la excepción de las consecuencias mostradas tras la muerte del embajador, todo hasta aquí se presenta como un cómic tradicional, y debo admitir que no llamó tanto mi atención para entonces. La parte fuerte de Demon in a Bottle radica en su desenlace.

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

Iron Man sigue siendo causa de horror y miedo en la población, a pesar de que se comprobó que él no fue el causante del horror visto anteriormente. Consumiendo más y más alcohol, su vida comienza a deteriorarse a un ritmo frenético. Bethany busca reconectar con él después de los problemas que tuvieron, y aunque Stark está encantado con la idea, su alcoholismo le hace una mala jugada al hacer que confunda toda la información que ella le da para poder encontrarse. Furioso por no ver a Beth, pues confundió totalmente la dirección que ella le dio, termina la noche con una chica desconocida en la Mansión de los Vengadores, rematando con insultos y denigrando a Jarvis con gritos, quien funge como mayordomo dentro de la mansión, y que, sin más que decir, decide renunciar a su empleo al día siguiente.

"Y en el aterrador frío de ese momento, la mente del inventor millonario se despeja y comprende. Comprende que durante las últimas semanas ha culpado de sus crecientes problemas a un traje blindado rojo y dorado, un chivo expiatorio microcircuitado. Pero no fue Iron Man quien gritó a Jarvis, ni el responsable de nada. Tony Stark tiembla ligeramente, comprendiendo por fin que el origen de la enredada madeja en que se ha convertido su vida, era, y es… él mismo."

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

Siguiendo con su racha autodestructiva, Stark encuentra una vez más a Beth en su oficina, quien lo confronta acerca del problema que está viviendo, pues él le recuerda a su difunto esposo, Alex. Alex llevaba una vida llena de estrés e inseguridades, con un fuerte enfoque en su carrera, lo que lo llevó a depender de diversas píldoras para ayudarle a escapar de la presión y el dolor que vivía. Enfurecido con Beth por su insistencia en querer ayudarle, ella terminó por alejarse de su lado, dejándolo solo. Alex sucumbió en un accidente automovilístico, el cual pudo ser a causa de un ataque al corazón, o quizá de sus reflejos nublados debido a su consumo de píldoras.

Tras escuchar esta historia, Stark se compadece de ella. Molesta, Beth le dice que no quiere que sienta lástima por ella, pero especialmente, que no sienta lástima por él mismo, y que debe dejar de intentar ser el "solitario sacrificado" y compartir su vida para finalmente obtener ayuda.

"¡Maldición, Tony, ábrete y líbrate de parte del peso sobre tus hombros antes de que te hunda!"

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

Tony Stark parece desconectado de la realidad, mientras que nos damos cuenta que es todo lo contrario: tiene miedo y está desesperado por ayuda. A continuación vemos un pequeño montaje con su reacción ante la abstinencia que sufre al estar alejado del alcohol, con Beth haciendo todo lo que está en sus manos por ayudarle y mantenerlo alejado de la bebida.

Buscando enmendar sus errores, Tony comienza por acudir con Jarvis para ofrecerle disculpas por su comportamiento y devolverle su empleo, si desea continuar. Aunque Jarvis está más que contento de permanecer con él, termina contándole a Stark que ha vendido las acciones que poseía de Stark Industries para poder soportar sus gastos familiares recientes. Tony, tras intentar recuperar esas acciones y darse cuenta de que es imposible, pues SHIELD se ha hecho con ellas, se da cuenta de que su empresa ahora le pertenece a ellos, pensando que debería regresar al alcohol, pues en sus palabras, "¿qué más da?".

Beth habla con él, intentando que recapacite y pidiéndole que si no puede dejar de beber por sí mismo, lo haga por sus amigos y familia.

"¡Sé que estás sufriendo, pero nosotros sufrimos contigo! ¡Si no puedes dejar de beber por ti, hazlo por nosotros! Puede que hayas perdido el control de tu negocio, Tony, pero ¿y qué? Si pierdes el control de ti mismo… ¡es el fin de todo!"

"He hecho todo lo que he podido. Ahora depende de ti, y del hombre que eres en tu interior."

Citando al narrador del cómic: "Pero las palabras de Bethany luchan con él, recordándole que el sueño de su vida ha sido ayudar a los demás, a través de hazañas superheróicas o a través de modernos prodigios del diseño… y siempre dejando de lado sus propios prejuicios y sufrimientos personales. ¿La bebida… ó el sueño? Cada uno lleva a un camino que sabe que le ocupará el resto de su vida. ¿La bebida… ó el sueño?"

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

Terminamos con Tony Stark decidido a levantarse una vez más, incluso si se sintiese como que hubiese recibido algunos de los golpes más duros de su vida y siguiese erguido, haciendo que el resto de sus problemas no parezcan tan grandes.

Mark Manson escribió en su artículo "Cómo crecer: Una guía para los humanos", acerca de los valores que adoptamos en etapas mentales de niñez (basados en el placer y el dolor), adolescencia (valores transaccionales) y adultez (valores basados en principios). Aquí habla acerca de los valores transaccionales, los cuales, aunque no siempre son benéficos, pueden aportar una gran ayuda para personas que sufren de adicciones.

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

En sus palabras, "Los adictos y los delincuentes a menudo superan esto aferrándose a algún valor transaccional. Para algunos, es la religión. Pero para la mayoría, suele ser un ser querido. Una vez hablé con un adicto recuperado que dijo que lo único que lo ayudó fue su hija. No le importaba una mierda sí mismo. Pero la idea de que ella perdiera la oportunidad de tener un padre, cuando no había hecho nada para merecerlo, lo puso de rodillas y finalmente lo hizo buscar la sobriedad."

Durante este arco, podemos ver pequeños destellos de los valores transaccionales que Beth puso en marcha para ayudar a Tony Stark a superar un problema que, de otro modo, pudo haber acabado con su vida de una forma muy distinta, y trágicamente. Ahora entiendo porque Demon in the Bottle sigue siendo considerado como uno de los mejores arcos de Iron Man, pues busca enfrentar a Tony Stark al dolor de no ceder ante sus instintos y por ende impulsar su vida, haciendo que trabaje duro por salir de la fosa en la que él se ha lanzado, convirtiéndolo en una mejor persona para sí mismo y su familia en su lucha por crecer.

Iron Man: Demon in a Bottle y el alcoholismo de Tony Stark - Power Items

Comentarios sobre la entrada

Cargando