Atmósfera Inmersiva | The Office: la vasta belleza en las cosas ordinarias

Atmósfera Inmersiva | The Office: la vasta belleza en las cosas ordinarias

“No importa cómo llegues ahí o en dónde termines, los seres humanos tienen este milagroso don para hacer de ese lugar su hogar”. Si hay algo que The Office puede recordarnos durante todos sus episodios, son las increíbles, estúpidas, aburridas y maravillosas cosas que nacen de la rutina que vivimos día tras día: la belleza de aquello común y corriente.

Por Néstor García | 21 de Enero, 2021


Durante el año pasado, poco antes de que la cuarentena por la enfermedad mundial diera inicio, comencé a ver The Office, la versión protagonizada por Steve Carrel, Rainn Wilson, John Krasinski, Jenna Fischer, y B. J. Novak. Al comenzar a verla, no tenía idea del gran impacto que me causaría, más aún cuando la misma documenta la rutina de los trabajadores de la empresa de papel Dunder-Mifflin: nada particularmente excitante o emocionante.

¡Tenía este pequeño documento guardado, tan sólo con el título escrito, desde abril del año pasado! Eso quiere decir que mi primer recorrido por la serie duró aproximadamente 2 meses. ¿Por qué he tardado tanto en escribir esta entrada? Además de los deberes del día a día, creo que no me sentía del todo seguro sobre cómo abordar tanto en apenas unas cuantas palabras. Pero bien, vamos a intentarlo, comenzando por la que para mi, es la palabra adecuada para describirla: "conmovedora".

The Office tiene un gran corazón al abordar no sólo las vidas de Michael, Dwight, Pam, Jim y compañía, sino también, los problemas que atraviesan día tras día, dilemas con los que, como espectador, puedes identificarte por una u otra razón. Sin importar que el mayor enfoque esté en el ambiente laboral de la empresa ficticia, la serie muestra un gran análisis de todos sus integrantes por aquello que les da vida.

Michael nos muestra su fuerte deseo de tener la aprobación de otros y ser amado, con un temor latente sobre terminar su vida solo y sin ser realmente apreciado, un miedo que probablemente nació desde su infancia y fue acentuándose con el paso de los años. Dunder-Mifflin, el lugar donde pasa más tiempo en su día, le da la oportunidad de rodearse de personas que él considera amistades, pero como observaremos, al inicio, esto tan sólo es producto de su imaginación, ya que realmente tiene una forma de acercarse a las personas muy brusca e infantil, donde todo le parece una broma, sin forjar una división correcta respecto a su comportamiento en el entorno profesional.

Detrás de este comportamiento, el cual puede ser inmaduro y tonto (aunque siendo sinceros, él puede ser bastante ingenuo y bobo en muchas ocasiones, como un niño), Michael es bastante listo y sabe manejar las situaciones de estrés laboral más complicadas, ya sea como un negociador experto, preocupándose por sus empleados y compañeros, demostrando lo mucho que le importan y valorándolos por ser simplemente ellos mismos, y finalmente, entendiendo su propio valor como persona, colocando límites sobre tratos inaceptables de las personas que lo rodean. Al final, el título autoimpuesto de "Mejor jefe del mundo" no me parece tan alejado de la realidad; al menos, no tanto.

Atmósfera Inmersiva | The Office: la vasta belleza en las cosas ordinarias - Power Items

Jim, ferviente aficionado a mirar directamente a las cámaras durante la creación de este documental ficticio, se encuentra lidiando desde su primera aparición con una gran insatisfacción laboral; durante toda la serie, ha sido capaz de terminar sus tareas en apenas unas horas, lo cual le deja mucho tiempo libre que usa, en parte para preparar bromas pesadas a Dwight, su compañero en la oficina. Sin importar esto, Jim es capaz de poner su alma en lo que hace cuando la situación lo inspira a hacerlo, demostrando ser un gran amigo cuando se lo propone. También, desde el inicio, demuestra una gran atracción y cariño por Pam Beesley, su amiga y recepcionista dentro de la oficina, con quien pasa una gran parte del día, lo cual le traerá eventualmente muy gratos momentos en su vida personal.

Atmósfera Inmersiva | The Office: la vasta belleza en las cosas ordinarias - Power Items

Pam nos presenta consigo misma a una de las personas más normales dentro de toda la serie, al no destacar o sobresalir aparentemente en ningún aspecto de su vida, al menos en su inicio. Lleva una vida normal, con un empleo normal, con una rutina normal: es la celebración de la normalidad, sin tener una gran cantidad de experiencias excitantes, que es lo que los medios usualmente nos invitan a hacer día tras día. Contrario a considerarla o verla en una luz negativa por esto, ella me parece la mejor personaje de la serie, y personalmente, mi favorita dentro de la misma. Verla en pantalla y entender sus victorias, frustraciones y dudas, por más pequeñas que sean, te permiten identificarte con una normalidad que tú mismo puedes estar habitando en estos momentos. Este aspecto es también la razón de muchos de sus problemas, como lo es verse incapaz de hacer aquello que ama o vaya, siquiera permitirse soñar con un lindo mañana, colocándose barreras que pueden ser potenciadas o derribadas dependiendo de las personas que se encuentren a su lado, o del exceso de familiaridad que puede llegar a habitar; esto al menos, hasta que gane más asertividad y sea capaz de dictar sus propias decisiones para llevar una vida más plena, incluso si implica dar la cara frente a los conflictos que suceden en su vida.

Atmósfera Inmersiva | The Office: la vasta belleza en las cosas ordinarias - Power Items

Con Dwight tenemos a uno de los personajes más excéntricos de la serie, de principio a fin: alguien que, contrario a lo que puedas pensar en un inicio, se encuentra muy satisfecho y contento con su vida. Su personalidad puede ser repelente en un principio, pues es un tanto brusco, grosero, y demuestra comportamientos que no son muy bien vistos generalmente en sociedad. Con el paso del tiempo, podemos ver mejor cómo es que aquello que en un inicio puede considerarse como extraño, para él tan sólo es una expresión de su plenitud, estilo de vida y su lealtad hacia sus amigos y familia. Me tomó algo de tiempo darme cuenta de que muchas de las cosas que él hacía y parecían una locura, realmente las hacía porque tenía el deseo y estaba comprometido a realizarlas; no se limitaba por los juicios u opiniones que otras personas tendrían de su persona. Creo que aprender un par de cosas de él (por supuesto, las positivas), pueden ayudarnos a largo plazo a mantener la fidelidad con nosotros mismos y sentirnos dichosos de hacerlo.

Atmósfera Inmersiva | The Office: la vasta belleza en las cosas ordinarias - Power Items

Terminemos con Ryan, uno de los personajes, en principio, más arraigados en el estereotipo de los millenial dentro de la serie: él llega como un empleado temporal a Dunder-Mifflin, donde busca seguir aprendiendo para obtener nuevas oportunidades, hasta que, dada la oportunidad, se vuelve jefe de su propio jefe, Michael. Lo que puede ser considerado como una maravilla para muchos, nos muestra aquí algunos de los riesgos que conlleva un estilo de vida materialista, siendo tan sólo una apariencia, una fachada sobre la verdadera persona que somos, hasta el punto de fingir y presumir una vida que no es sino nociva para uno mismo. Ryan lleva también una relación con demasiados altibajos junto a Kelly, su compañera y ¿novia? dentro de la serie, al punto de convertirlo en un estereotipo más, en este caso enfocado en las relaciones de pareja líquidas.

Atmósfera Inmersiva | The Office: la vasta belleza en las cosas ordinarias - Power Items

The Office es un vistazo a la vasta belleza que las cosas ordinarias y la rutina nos ofrecen; un panorama que a veces se nubla ante nuestros ojos debido a los cientos de decisiones y responsabilidades que atendemos día tras día, pero que sigue ahí, dándonos un poco de confort y orden en medio de un mundo repleto de caos.

Comentarios sobre la entrada

Cargando