Atmósfera Inmersiva | La insoportable levedad del ser: somos una contradicción

Atmósfera Inmersiva | La insoportable levedad del ser: somos una contradicción

Escrito por Milan Kundera, 'La insoportable levedad del ser' es un libro que nos pregunta: ¿Es de verdad terrible el peso y maravillosa la levedad? Entonces, ¿Qué hemos de elegir? ¿El peso o la levedad?

Por Néstor García | 13 de Enero, 2021


Escrito por Milan Kundera, "La insoportable levedad del ser" es un libro que nos pregunta: ¿Es de verdad terrible el peso y maravillosa la levedad?
Tras leerlo por segunda ocasión, nuevamente quedé con una multitud de preguntas invitandome a reflexionar acerca de lo que tales conceptos marcan en nuestra vida.

Atmósfera Inmersiva | La insoportable levedad del ser: somos una contradicción - Power Items
Esta novela divide a su elenco en 4 actores principales, cada uno con sus propios hábitos y complejos. Kundera hace un excelente trabajo al plasmar la idea de que todas las personas estamos llenas de contradicciones, parte del argumento que buscaré tratar en esta ocasión. Así, tenemos a Tomás, un mujeriego dedicado a la medicina, quien considera al sexo y al amor como entidades diferentes y que ha tomado ciertas decisiones en su vida porque "así tiene que ser"; Teresa, juzgándose como una mujer débil y con un sentimiento de repulsión al cuerpo humano, temerosa de ser sólo una mujer más para Tomás; Sabina, amante de Tomás y su más cercana amiga, quien vive su vida con una levedad extrema, alejándose de todo compromiso que pueda causar un peso en su vida, y Franz, amante de Sabina, un ingenuo soñador que parece no comprender que todo aquello que sale de su rutina es un teatro y no es la realidad del día a día.

La carga más pesada nos destroza, somos derribados por ella, nos aplasta contra la tierra... La carga más pesada es por lo tanto,a la vez, la imagen de la más intensa plenitud de la vida. Cuanto más pesada sea la carga, más a ras de tierra estará nuestra vida, más real y verdadera será.


Por  el  contrario,  la  ausencia  absoluta  de  carga  hace  que  el  hombre  se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto, se distancie de la tierra, de su ser terreno, que sea real sólo a medias y sus movimientos sean tan libres como insignificantes.


Entonces, ¿Qué hemos de elegir? ¿El peso o la levedad?


Es curioso cómo podemos otorgar un gran poder al concepto del amor, sin darnos cuenta que en muchas ocasiones, éste nace de simples casualidades y rutinas. ¿Cómo es que algo con tanto peso puede nacer de algo tan liviano? ¿Cómo sucede la transformación de aquello leve en algo pesado?

Me parece que Kundera no hace en ningún momento un juicio completo sobre la dualidad de estos conceptos; nos muestra breves destellos por medio de los personajes de esta historia, y los dilemas que cada uno tiene que responder, especialmente para consigo mismo.

Tomás no había conocido el peso de estar en una relación sentimental con alguien como Teresa. Su vida la había dedicado a ejercer su profesión y a llevar una vida sexual con múltiples parejas, planteando sus propias hipótesis acerca de cómo es que podía llevarse tal tarea sin entrometerse con sus emociones. Es la sensación que despierta Teresa en él, ese amor, lo que le hace verla de otra manera. En sus palabras, "El  amor  no  se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una única mujer)". Sin embargo, este amor que siente por ella no es un impedimento para que él continúe llevando su vida como hasta ahora, lo que provocará en él más de una pregunta acerca de su actuar, y en ella, una tremenda inseguridad. Parte de lo que el amor busca transmitir en las personas, en mi opinión, tiene que ver con la sensación de seguridad de una forma u otra, sentimiento que Teresa echó en falta desde épocas tempranas de su vida.

Teresa parece ser una extensión de la vida de su propia madre, quien la procreo de forma no deseada, pues el padre de Teresa no tuvo cuidado cuando debía tenerlo. Comenté hace unos momentos que Teresa encontraba cierto aborrecimiento por el cuerpo humano; esto en gran parte es debido a su madre, quien durante su juventud no podía dejar de pensar en lo bella que era en cada momento de su día, sentimiento reforzado incluso por la cantidad de hombres que buscaban conquistarla. Cuando éste físico desapareció con el paso del tiempo, cuando pensó sobre la vida que llevaba y no deseaba en absoluto, buscó, con sus actos de rebeldía, gritar al mundo que la juventud y la belleza que tanto solía apreciar años atrás, a final de cuentas, no tienen ningún valor.

Como lo pronuncia el libro, "La madre le explicaba permanentemente a Teresa que ser madre significa sacrificarlo todo. Sus palabras resultaban convincentes porque tras ellas estaba la vivencia de una mujer que lo había perdido todo por su hija. Teresa la oye y cree que el principal valor de la vida es la maternidad y que la maternidad es un gran sacrificio."

"Si la maternidad es el Sacrificio personificado, entonces el sino de la hija significa una Culpa que nunca es posible expiar."


La vida de Franz y Sabina refleja las arraigadas diferencias que ambos tienen, al presentar un diccionario de palabras incomprendidas: este compendio analiza ideas y conceptos tales como lo que es una mujer, un cementerio, una manifestación, y vivir en la verdad, cimientos que fueron plantados muchos años antes de que siquiera pudieran conocerse. Es curioso cómo incluso en la vida real, con nuestra familia, amigos, compañeros, o simplemente cualquier persona cercanas a nosotros, podemos encontrar notables diferencias en lo que una palabra o una acción busca demostrar, dándonos cuenta del infinito mundo de interpretaciones y posibilidades del que somos parte.

Sabina, especialmente, parece vivir no sólo una vida llena de levedad, sino que vive en la levedad misma; conforme avanza la novela, y los vínculos que tenía con el pasado cambian por una u otra razón, comienza a parecer de cierto modo más consciente acerca de su mortalidad; es curioso que en estos momentos, ella comienza a revivir ciertas memorias de su pasado, incluso si sigue decidida a seguir huyendo de cualquier vínculo y no tiene deseo de detenerse en absoluto.

Y sobre esto, también se nos presentan pequeños trazos, aquí y allá, de cómo es que una situación que podría ser tan simple y sencilla, cómo tener un invitado en casa, se complica de una manera tremenda al hacer conexión de todos los lazos que hay detrás: no somos seres completamente lógicos, también somos personas emocionales, y eso, para la mayoría de nosotros, tiene un impacto al momento de decidir nuestros siguientes pasos, incluso para algo tan sencillo como, repito, tener un invitado en casa.

"No sé por qué he sido tan terco. Uno decide algo, ni siquiera sabe muy bien cómo, y esa decisión se mantiene luego por su propia inercia. Cada año que pasa es más difícil cambiarla."

La vida de Tomás y Teresa, los protagonistas en los que se enfoca el desenlace de este libro, pudo ser muy distinta, y del mismo modo, es imposible determinarlo con certeza, puesto que sólo pueden vivir una vez. En el camino, Teresa incluso siente remordimiento pensando que, con las decisiones que ella tomó durante su vida, causó todas las desgracias de la vida de Tomás, desgracias que, en los ojos del médico, son inexistentes, pues en ese momento, él es feliz, bailando con ella entre sus brazos. Me quedo con las palabras tan elocuentes, tan curiosas, que reflejan que al final de nuestras vidas, la levedad y el peso tan sólo van de la mano una con el otro:

"La misión es una idiotez. No tengo ninguna misión. Nadie tiene ninguna misión. Y es un gran alivio sentir que eres libre, que no tienes una misión."

Pareciera que existe un fino balance entre la levedad y el peso, o quizá así es como quiero verlo; puede hacernos pensar profundamente respecto a nuestro propio pasado, presente y futuro, sobre las decisiones irrevocables que definen y cambian las personas que somos, sobre las muchas contradicciones bajo las que vivimos como humanidad, y sobre cómo en cada momento de nuestra vida, consciente o inconscientemente, estamos eligiendo vivir bajo el manto del peso y la levedad al mismo tiempo. No importa todo lo que pueda escribir sobre este libro, jamás podría hacer justicia a todo el conocimiento y sensaciones que te transmite leerlo, especialmente durante su último capítulo, el cual en ocasiones resultó ser muy doloroso. Pero así es nuestra vida: con pequeños momentos de dolor y alegría por aquí y por allá.

La insoportable levedad del ser es una lectura que me ha hecho pensar mucho, y es imposible negar que, cuando busca ahondar en las emociones humanas, cala profundamente en tu ser, pues te abre las puertas ya no sólo como un espectador, sino como un participante más al que también pregunta, ¿Qué hemos de elegir? ¿El peso o la levedad? ¿Qué has de elegir? ¿Qué has elegido?

Comentarios sobre la entrada

Cargando