Reflexión de medianoche: ¿Hay algo que agradecer?

Reflexión de medianoche: ¿Hay algo que agradecer?

Con un 2020 que será recordado por muchos con odio y desprecio, la pregunta que da título a la reflexión de hoy es, ¿hay algo que agradecer? Tras una pandemia como no se había visto en casi 100 años, ¿hay algo que rescatar de este año?

Por Néstor García | 24 de Diciembre, 2020


2020 no fue en lo absoluto lo que cualquiera de nosotros esperaba. Varios expertos predecían esta situación incluso desde años atrás, contemplando que no estaríamos preparados, lo cual queda en evidencia con la capacidad de respuesta que diferentes países de todo el mundo asumieron durante esta crisis.

Escribo esto pensando en lo poco que falta para cerrar este año, la cantidad de eventos que sucedieron en este lapso, y lo que viene a continuación. Busco empatizar con uno de los miles de escenarios que tantas personas a nuestro alrededor vivirán en estas fechas; las personas que se han ido. Pero también las que han llegado, o las que están en camino.

Hace poco leí Daredevil: Born Again. Un dibujo retrata a Matt Murdock, abatido, desolado, abrazando a Karen Page, desconsolada por el dilema en el que ambos se encuentran. Esta imagen me provocó emociones encontradas… es difícil describirlo. Durante esa historia, Matt pierde su antigua vida como la conocía, y con ello, sus valores personales y su brújula moral sufren estragos. Al final, logra salir adelante, creando un nuevo destino para sí mismo.

Reflexión de medianoche: ¿Hay algo que agradecer? - Power Items

En la ficción, crear escenarios con un desenlace esperanzador es muy sencillo cuando lo comparamos con la realidad del mundo que nos rodea. Aún así creo que en ocasiones, leer este tipo de historias, nos ayuda a ganar un poco más de temple para afrontar con fuerza y valor el día de mañana, incluso (y especialmente) si nos encontramos paralizados o atemorizados por la incertidumbre, esa falta de seguridad que en ciertos momentos anhelamos intensamente.

Hablando por mi situación actual, y aunque he tenido la fortuna de no perder a nadie dentro de mi círculo personal ante esta enfermedad (lo cual no puedo decir lo mismo sobre mi familia extendida), no puedo evitar que llegue la voz particular, la voz personal que me habla sobre mi y lo que estoy haciendo ahora. Es difícil no sentirse en momentos como un fracaso, incapaz de mejorar la condición actual de las cosas; esa impotencia a no saber qué hacer para ayudar, que probablemente muchos de nosotros, en una u otra área de nuestra vida, hemos sentido. Varias variables están fuera de mi control, y lo entiendo... pero ese sentimiento perdura; días contados se escucha a gritos, y en el resto, es apenas perceptible.

A pesar de eso, sigo intentando dar mi mejor esfuerzo en todo lo que puedo. En ocasiones esa voz llega para recordarme que realmente no importa lo mucho que haga, las cosas no van a cambiar tanto; una voz un tanto nihilista que hace varios años adopté y de la que tiempo después me despedí, aunque en ese entonces tenía un tono de aceptación, útil para avanzar; no melancolía, como puede serlo hoy en día.

Creo que a veces, sólo podemos dar nuestro mejor esfuerzo y seguir intentando, sin perder nuestro temple. La suerte, las condiciones y nuestra preparación ante el mañana, pueden no ser de gran ayuda cuando algo no sale bien, y toca tener un mal día. Aceptar que las cosas no salieron bien, darnos un tiempo para dejar que las emociones negativas que percibimos en nosotros nos brinden un poco de confort y guía. Como personas funcionales, no podemos vivir atados sólo a lo positivo o lo negativo, puesto que eso nos orilla, tarde o temprano, a vivir en algo que es una mentira, que es todo menos la realidad de las cosas, llevándonos a un estancamiento.

Aquellas sensaciones negativas que en muchas ocasiones sentimos, que podemos llegar a despreciar por lo mal que nos hacen sentir… tienen su razón de ser. Pueden ayudarnos a crecer si las aceptamos y entendemos su razón de visitarnos. Porque claro, en ocasiones la vida puede traer momentos terribles, épocas con mucho dolor para cualquiera de nosotros, pero podemos tomar algo de nuestras experiencias para fortalecernos; para alimentar nuestra resiliencia ante las adversidades.

Sé que esa voz que me dice que soy un fracaso, también me está invitando a mejorar, a permanecer con calma viendo las circunstancias que rodean al mundo en la actualidad, y a seguir adelante; es difícil pasar la píldora con ese mensaje, especialmente si te encuentras con lágrimas en los ojos y con muchas cosas rondando tu mente, pero ante todo, el tiempo es necesario para digerir la verdad.

Y cuando por fin puedo escuchar la voz con claridad, también me invita a seguir fracasando e intentando, a experimentar, a vivir y ver las consecuencias de mis acciones. Me invita a recordar que soy libre de elegir mis siguientes pasos y que no hay un camino seguro, con el costo de que no sabré el desenlace, pero sabiendo que puedo estar más cerca del resultado que busco si me encuentro más preparado. Me recuerda que tan sólo está de visita por unos días, para hacerme compañía y charlar, para no olvidarla y ser humilde ante los aciertos y los errores, especialmente los errores. Y estoy agradecido de tener la oportunidad de escucharla.

Estoy agradecido de poder despertar consciente un día más. Agradezco vivir un día más, por tener la posibilidad de experimentar la vida que me tocó y que he forjado para mi junto a las personas que quiero y junto a un mundo inmenso que ni en toda mi vida podría terminar de conocer, lo cual te incluye a ti.

Por favor, no tomes esta reflexión como una moraleja o una enseñanza; mi intención tan sólo es recordar que, a pesar de lo mucho que cualquiera de nosotros hemos perdido en el camino, podemos seguir adelante. Sé que muchas personas sentirán una gran desolación por sus pérdidas con un año tan aterrador como este, pero por favor, manténte fuerte. Acepta las emociones negativas, pero no dejes que te consuman; acepta las emociones positivas, pero no dejes que nublen tu juicio y te desconecten de la realidad.

Agradezco por ti, que puedes recibir este mensaje, porque aunque quizá no te conozca, sé que eres capaz de mejorar dentro de tus capacidades, por tu bienestar y el de tu comunidad, y perdonar tus errores. Las cosas no siempre van bien, y de igual modo, no siempre van mal. Tan sólo andamos por picos y valles.

A pesar de todas las desgracias que nos tocará vivir en nuestras vidas, es bueno saber que podemos seguir encontrando razones para agradecer, por más pequeñas que sean, e intentarlo una vez más, creciendo en el camino. No estamos solos.

Si celebras estas fechas, deseo que pases una temporada serena, incluso si es por tu cuenta, pero con bienestar a pesar de la distancia. Mil gracias por todo.

Comentarios sobre la entrada

Cargando