Reflexión de media noche: La ineptitud de un sistema quebrado

Reflexión de media noche: La ineptitud de un sistema quebrado

Creo que los sistemas se implementan para tener un poco de control en un entorno que puede terminar por ser muy caótico. Pero más aún, creo que estos sistemas deben ser puestos en juicio en todo momento, especialmente cuando las personas que están bajo su manto no tienen cubiertas sus mínimas necesidades humanas.

Por Néstor García | 17 de Febrero, 2020


Por allá de noviembre del 2017, me encontraba reflexionando acerca del terrible impacto que la violencia había tenido en aquel entonces; sin embargo, esto va mucho tiempo atrás, años incluso, donde el caso que más recuerdo estaba ligado con los feminicidios ocurridos en Ciudad Juárez.

En el transcurso del año, han sucedido terribles feminicidios que hay que agregar a la lista: Ingrid Escamilla, Minerva ‘N’, María del Pilar González, Isabel Cabanillas, Janeth Rubí, y ahora, Fátima Cecilia.

Claudia Sheinbaum recientemente declaró en sus redes sociales:
"Es indignante, aberrante, doloroso que alguien sea capaz de herir a una niña; este crimen no va a quedar impune. La @SSP_CDMX y la @FiscaliaCDMX trabajan con todas sus energías y personal para encontrar a [email protected] culpables y llevarlos ante la justicia."

Ciertamente, estas acciones son indignantes, aberrantes, doloras y muy crueles. Lo que me sorprende y me enoja, es que nuestros gobernantes han sido totalmente ineptos para tomar acciones proactivas que verdaderamente puedan atacar el problema. Simplemente se ha reaccionado al problema, una vez que todo ha sucedido. Como en su momento mencionó Victoria Antonio González, todo queda en puras palabras y discursos, hasta que nuevamente, hay que salir a dar la cara por la ineptitud de esta "estrategia".

Es muy probable que para este momento, tú hayas formado un punto de vista al respecto. De corazón espero que tengas la sensibilidad y empatía suficiente como para entender que las únicas víctimas aquí, han sido las mujeres que han perdido la vida en cada una de estas situaciones. Si no es así, sólo puedo invitarte a conocer más respecto al tema, a dialogar con otras personas sobre el mismo, con una mente abierta a otras ideas. De nada servirá si decides que tienes la verdad absoluta y no eres capaz de dudar de ti mismo. De nada servirá el diálogo si no estamos dispuestos a escuchar que estamos equivocados y tenemos mucho más por aprender. Todos somos ignorantes, pero podemos crecer y nutrirnos gracias a aquellos que viven en nuestra comunidad, con nosotros.

¿Qué partes de todo nuestro sistema han provocado esta crisis? El machismo con el que muchas personas han crecido es un punto importante, así también el nivel de madurez general de la población, pero no son los únicos. ¿De qué modo las instituciones que deberían velar por nuestro bienestar, le han fallado a todas estas víctimas? Como en su momento mencioné, ¿Qué está pasando hoy en día para que las personas decidan cometer este tipo de acciones con más y más frecuencia?

Pero nuestros gobernantes seguirán mencionando que "ahorita no" es el momento, que tienen la conciencia tranquila porque trabajan para garantizar la paz y seguridad del país, mientras que sus acciones reflejan todo lo contrario. De nada sirve trabajar para garantizar la paz y la seguridad, si el trabajo que se realiza es mediocre e ineficiente.

Hace varios años leí "Guerra Mundial Z". En mi camino encontré un capítulo que me dejó con un nudo en la garganta por el ideal de lo que un gobernante debería ser: alguien con poder, que lo usa efectivamente para el bienestar del pueblo que representa.

"No hay honor más alto que el servicio hacia los demás." [...] Ellos deben ser siempre un ejemplo para el pueblo, mostrándonos la parte más fuerte, la más valiente, y la mejor de todos nosotros. En cierta forma, son ellos los que deben servirnos, en lugar de lo contrario, y deben sacrificarlo todo, todo, para soportar el peso de esa carga sobrehumana. ¿Si no, para qué? [...] La gente pensaba de ellos lo mismo que de los viejos castillos, supongo: los veían como reliquias obsoletas y derruidas, sin otra función más que la de ser una atracción turística. Pero cuando los cielos se oscurecieron y la nación los necesitó, todos recuperaron el verdadero sentido de su existencia. Los castillos protegieron nuestros cuerpos, y ellos, nuestras almas.

Lamento mucho todas estas pérdidas, y espero que sus familias puedan encontrar la fuerza necesaria para seguir adelante; apenas puedo imaginar el horror y el dolor que debe ser todo esto.

Nuestros gobernantes nos abandonaron afuera de sus castillos. Su ineptitud ha contribuido a agudizar este problema; saber que tienen la conciencia tranquila no sirve sino para mostrar lo desconectados que están del resto de la sociedad, su indignación y su enojo.

Comentarios sobre la entrada

Cargando