Reflexión de media noche: frente a la adversidad

Reflexión de media noche: frente a la adversidad

Después de un largo tiempo sin publicar, regresamos para comenzar el 2020 con una nueva reflexión de media noche. Muchas ideas y muchas palabras, que esperemos, tengan una conexión hacia el destino que buscan alcanzar: hacer cara a la adversidad.

Por Néstor García | 01 de Enero, 2020

Bien, llegó el año 2020: diciembre se fue en un abrir y cerrar de ojos, y de corazón espero que todos ustedes hayan pasado unas agradables fechas en compañía de sus seres queridos (incluídos ustedes mismos, por supuesto). Soy creyente de que estas fechas nos sirven para celebrar lo mejor que como personas podemos hacer día tras día, en el esfuerzo que imprimimos en cada uno de los actos que realizamos año tras año, mes tras mes, día tras día.

Por otro lado, las fechas también nos invitan a la reflexión: la celebración no puede ser todo dentro de nuestras vidas, y entender lo que hicimos bien y mal en el pasado puede ser un gran ejercicio de instrospección para llevar una vida más plena y saludable.

Esta ocasión, deseo escribir, pero no tengo totalmente claro sobre qué; quizá expresar algunos de los pensamientos que tuve en este mes de diciembre sirva como un buen ejercicio. De lo bueno y lo malo, aquí va.

Que curioso ver todos los días que han pasado para llegar hasta diciembre, para que, una vez llegado el mes, el tiempo vuela a un ritmo tan distinto para todos nosotros: como hojas de un árbol cayendo en pleno otoño. Y así pasa otro mes más, igual que los once previos, para dar paso a un nuevo inicio de año, y para muchos de nosotros, un oleo para hacer las cosas de otra manera, pues nos hemos dado cuenta que el camino que seguimos, no era el mejor.

Es gracioso que, un día de repente, despiertas, y si formas parte de la fuerza laboral de cualquier lugar, te preparas, para salir y llegar a tiempo a tu empleo… hasta que un día repentinamente, sucede algo inesperadamente malo. El lunes 30 de diciembre estuve en un percance mientras me transportaba con parte de mi familia a nuestros respectivos empleos. El auto en el que estamos comienza a avanzar, pues ya tiene la luz, con un verde radiante indicando que podemos continuar. Yo me encuentro viendo la canción que suena en mi celular (rara vez escucho música en mi teléfono, ese fue uno de esos días): Electric Groove. Alcanzo a ver que un tráiler conduce velozmente, y no se detiene; el auto en el que vamos se para en seco, un pequeño empujón apenas. El tráiler gira a la derecha en un intento por no impactar con nosotros. Se escucha un chirrido violento, y se siente el calor que las llantas emiten desde el asfalto, en un intento por no golpearnos. Afortunadamente no sucedió nada más allá de la impresión, pero situaciones así siempre causan preguntas. Hubiera sido una mierda que nos hubiese pasado algo así, más aún, dos días antes de cerrar el año.

Aún no tengo idea qué pensaba el conductor; ¿verdaderamente el beneficio de tener un minuto de ventaja valía el arriesgar las vidas de las personas que pudimos morir en ese instante? ¿Habrá pensado sobre lo que pudo suceder? ¿El incidente se habrá convertido en una anécdota más que contar en "la peda" de año nuevo? ¿O sería un evento que, desde otro lado, en este momento, lo hace pensar igual que conmigo? Me gustaría que esta última opción fuese cierta. Creo que es válido tener ambas partes, para ser lo más objetivos posibles, después de todo.

Quiero ocupar esta pequeña anécdota, por más mala o deprimente que pueda ser, para recordar que cualquier día es bueno para hacer algo: algo por ti, o por aquellos que te rodean.

¿Quieres hablar con alguna persona pero no sabes cómo acercarte? Sé sincero, y dependiendo de cómo se den las cosas, puedes encontrar algo igual o más valioso que una charla recíproca: sinceridad. Sinceridad para mantener una charla, de ambas partes, o sinceridad para decir, "hay fricciones, y está bien; no se trata de forzar las cosas, hay que aceptarlo". Creo que ser sincero y respetuoso puede llevarnos muy lejos.

¿No quieres ser parte de un evento social y sientes presión por una razón u otra? Se vale decir que no; se vale que te digan que no. No sólo aplica para las fiestas de fin de año o las posadas (que son más "pedas" que otra cosa), aplica también si simplemente consideras que quieres hacer otra cosa. Siempre habrá oportunidad de disfrutar con tus amigos; tus amigos deberían seguirlo siendo sabiendo que no estarás de acuerdo con todo en ellos. Es una relación madura después de todo, no es un lazo condicional el que llevan, ¿o sí?

¿No tienes tiempo para hacer las cosas que quieres, aquellas cosas que incluso pueden hacerte "sentir vivo"? Considera hacer algunos cambios. Humberto, un viejo amigo, en alguna ocasión me presentó con el dilema de que era triste no tener tiempo para hacer las cosas que te gustan, por estar amarrado a un lugar donde tratas de ganarte la vida para, irónicamente, hacer las cosas que te gustan. Es triste no tener tiempo para hacer las cosas que te gustan, por estar amarrado a un lugar donde tratas de ganarte la vida para, irónicamente, hacer las cosas que te gustan. Si tu situación actual es así, busca hacer cambios poco a poco. Power Items me encanta por lo que representa para mi, y aunque no he estado activo, creo que he usado mi tiempo de una manera que me gusta, no sólo con proyectos e ideas, también compartiendo momentos con mi familia, de sangre y por convicción, momentos que podré recordar con mucho gusto en un futuro. ¿Crees que hay algo que quieres cambiar ahora?

¿Crees que todos tus amigos están yendo hacia algún lugar mientras tú simplemente estás dando vueltas en círculos? Hay dos vertientes que considero aquí: creo que por un lado, la mayoría de nosotros no tiene idea de hacia donde quiere ir y estamos ciertamente haciendo nuestro mejor esfuerzo por encontrar respuestas, lo que nos lleva a lugares donde eventualmente las encontramos; por otro lado, este pensamiento puede generarse porque quizá, en efecto, no estás haciendo absolutamente nada, y esto se acentúa si eres bastante consciente de tus propias acciones, lo cual te da un paso de ventaja. ¿Será hoy un buen día para hacer algo, cualquier cosa, que te lleve a dar un paso a algún lugar?

Pudo suceder un accidente con el tráiler, algo muy horrible con total seguridad. Y aunque se hizo todo lo posible para evitarlo, siempre existió (y existe la posibilidad) de que ocurra mierda así cualquier día de nuestras vidas. De hecho, siempre sucede, es algo totalmente normal vivir con dolor durante toda nuestra vida (en mayor o menor medida, claro está), pero el sufrimiento es opcional. Si algo hubiese sucedido… seguiría sonando Electric Groove, pero creo que, a diferencia de otras ocasiones, no habrían existido palabras de despedida, ni una sensación de vacío o tristeza. Simplemente las cosas habrían cambiado de un momento para otro.

Sólo tenemos una vida. Quiérete y cuida mucho de ti. No te diré que seas indulgente contigo y que compres cosas que probablemente no necesitas y que te pondrán en una situación económica precaria. No te diré que comas hasta reventar todos los platillos característicos de la época. No te diré que dejes que tu ego sea mayor que el perdón que hoy puedes dar y recibir.

Que ese amor propio que has construido te ayude a superar las adversidades, a enfrentar nuevos retos que sean un verdadero desafío para tu persona, a decidir hacer algo hoy (¡cualquier cosa!) si crees que estás estancado, a buscar mejorar tus condiciones de vida en la medida que te sea posible, a salir y hacer 5 minutos de ejercicio porque te amas y quieres que, a largo plazo, puedas tener un par de años más de vida. Perdónate por los errores que has cometido; no busques la perfección. Busca cometer menos errores el día de mañana, sin que eso te orille a replegarte y ser un simple expectador.

Que tu amor propio te ayude a disfrutar del tiempo que nos queda en vida, contigo y con la familia que te rodea, de sangre, o por convicción.

De todo corazón, recibe un fuerte abrazo de mi parte. Doy gracias y celebro que estés aquí, con nosotros, vivo en el mundo, y especialmente me alegra saber que, al igual que yo, tienes la oportunidad de superarte un poco más el día de mañana, al ritmo del tema que acompaña esta nota y que, con suerte, seguiré escuchando por mucho tiempo más.

Comentarios sobre la entrada

Cargando