Doctor Sueño y los fantasmas de un pasado quebrantado

Doctor Sueño y los fantasmas de un pasado quebrantado

La secuela de El Resplandor, cinta de horror dirigida por Stanley Kubrick, presenta una película emotiva y dinámica, que recurre más al desarrollo de personajes y la exploración de su dificultad al hacer frente a sus más grandes temores. ¡Te invitamos a leer nuestra opinión de la película!

Por Néstor García | 21 de Noviembre, 2019


SPOILERS ADELANTE

Previo a ver Doctor Sueño (Doctor Sleep), no tuve oportunidad de ver El Resplandor, cinta de terror y suspenso dirigida por Stanley Kubrick, director mundialmente reconocido por su trabajo en obras visionarias como La Naranja Mecánica o 2001: Odisea en el espacio. Para tener un poco de contexto al respecto, esta película sigue directamente a la obra de Kubrick, que está inspirada por la novela de Stephen King (quien no estuvo del todo satisfecho con la adaptación de Kubrick con su trabajo). Así, Doctor Sleep toma como referencia el trabajo de King, pero es una secuela directa de la cinta de El Resplandor.

A pesar de no haber visto esta película, sí tuve oportunidad de ver algunas de las escenas más icónicas que la misma presentaba: el elevador repleto de sangre, Danny Torrance yendo en su triciclo y encontrando a las gemelas Grady, o el fatídico desenlace de Jack Torrance en el laberinto, congelado, tras haber perdido toda su humanidad en el hotel Overlook.

Doctor Sueño y los fantasmas de un pasado quebrado - Power Items

Pero bien, ¿qué hay de Doctor Sleep? Para comenzar, es una secuela que hace un excelente trabajo en mantener un suspenso latente en su público, presentando a dos personajes principales bastante proactivos en la mayor parte del tiempo (Danny, interpretado por Ewan McGregor, ya como un adulto, y Abra, intepretada por Kyliegh Curran, una niña con que también posee el resplandor). Esto abre las posibilidades de que todas las partes dentro de la película puedan actuar en cualquier momento, sin esperar forzosamente a que el otro bando haga algo previamente. Y hablando de esto, todos los papeles principales que se presentan en la cinta me parecieron personajes bien trabajados y con un trasfondo interesante, sin importar la brevedad de su presencia en la cinta, teniendo al menos unos minutos en pantalla con cada uno de ellos. La conexión que Abra y Danny forjan es muy fuerte, a pesar de tener en común únicamente El resplandor.

Doctor Sueño y los fantasmas de un pasado quebrado - Power Items

La ambientación general de la cinta es buena, y será en el hotel Overlook donde encontraremos el mayor trabajo en este departamento: se ha tomado un gran cuidado por el detalle para presentarnos una vez más al hotel siniestro y embrujado al que King y Kubrick se encargaron de darle vida muchos años atrás. Se agradece especialmente que el regreso al Overlook no consista únicamente en presentar el hotel para simplemente complacer a los fans, y actualmente, es un lugar que Danny está tratando de evitar a toda costa, siendo el sitio donde sufrió un grave trauma años atrás debido a los eventos que su familia y él padecieron; es de este modo que el hotel presenta escenas icónicas de la cinta, pero a la vez, una actualización del hotel embrujado, ahora abandonado y en plena decadencia.

Doctor Sueño y los fantasmas de un pasado quebrado - Power Items

Ver a Danny hablar con las personas que estaban a punto de morir, tras seguir a un pequeño gato que indicaba el camino, y brindarles un poco de paz y compañía en sus últimos momentos, me dejó con un nudo en la garganta. Este tipo de escenas no es algo que vea comúnmente en el cine, especialmente hoy en día donde los jump scares están a la orden del día (y por cierto, la cinta abandona estos para su desarrollo). De cierto modo, Doctor Sueño presenta un miedo más común de la propia humanidad, de una manera que no buscaba ser ni siquiera mórbida, sino simplemente un vistazo aterrizado a una realidad más benevolente, más humana, más piadosa: el miedo a la muerte.

Doctor Sueño y los fantasmas de un pasado quebrado - Power Items

Las charlas que Danny sostenía con aquellas personas moribundas se sentían verdaderamente genuinas. Por un momento olvidé que me encontraba en una sala de cine, y fue como si estuviese parado en un pequeño espacio de ese cuarto, viendo al Doctor Sueño acompañando a los pacientes terminales en sus últimos momentos, recordando juntos los momentos más felices en la vida de alguien que estaba por despedirse de nosotros: sus familias, sus frutos favoritos, las canciones que acompañaron sus vidas. Fue una sensación muy triste, pero a la vez, llena de una calidez muy reconfortante.

Los villanos en la cinta también logran ser presentados como personas empáticas por unos minutos ante sus víctimas, por su forma de actuar y comportarse; Rose (interpretada por Rebecca Ferguson) hace un trabajo espléndido emanando una sensación de incertidumbre, vacilando entre la confianza y desconfianza con su presentación, la cual se define a los pocos minutos de verla en escena y no inmediatamente (cosa que sí sucedía con personajes como Pennywise en It).

Doctor Sueño y los fantasmas de un pasado quebrado - Power Items

La plática entre Danny y Jack es bastante fuerte: sin desearlo, Danny adoptó muchos de los demonios de Jack en su etapa adulta, especialmente en la forma de su propio alcoholismo. Enfrentar a su padre en el Overlook definitivamente es uno de los momentos cumbre de la cinta, y me alegra que la cinta no decidiera tomar un camino de redención con el personaje de Jack, a costa de plasmar el mensaje que, por más que así lo deseemos, por más que nos esforcemos en reparar ciertos lazos, en muchas ocasiones esto no es posible, y no siempre depende de nosotros. Al ver esta analogía ejemplificada aquí por padre e hijo, el sentimiento de tristeza que Danny transmite, como un niño asustado en busca de apoyo de una figura importante en su vida, resulta bastante doloroso, más al recordar que tal auxilio jamás será una realidad.

Rumbo al final de la película, cuando Danny acepta su destino y el curso que tomará su última decisión, ocurre una escena más: vemos a Wendy Torrance sonriendo. Vemos a un pequeño Danny sonriendo. Como si se tratase de un vistazo al pasado, encontramos a madre e hijo, con una sonrisa genuina, llena de alegría y aceptación. Esta escena fue muy profunda para mi: un hombre que debería estar aterrado por lo que sucederá a continuación, encuentra consuelo en su familia, en sus últimos momentos con vida. Contrario a perder el control, a intentar escapar de mil y una formas que con toda certeza, no funcionarán, decide que esos últimos minutos los pasará en paz, sin sufrir por lo que vendrá a continuación: tan sólo busca estar en paz consigo mismo y con la plenitud que logró alcanzar en su vida. Estas escenas me hicieron derramar varias lágrimas y verdaderamente me dejaron sin palabras.

Doctor Sueño y los fantasmas de un pasado quebrado - Power Items

Doctor Sueño es una cinta de terror sobrenatural que me dejó maravillado por la manera en que aborda el miedo a enfrentar a nuestros propios demonios, el miedo a aceptar y vivir con todo lo que no podemos sanar, y especialmente, el miedo a morir y la incertidumbre que tal evento provoca en las personas. Su enfoque humano y benevolente hace de esta película una historia más íntima y profunda, una que me dejará pensando por mucho tiempo sobre lo que vi: Doctor Sueño es una cinta que me ha hecho recordar la capacidad tan intensa del género del terror para transmitir historias y mensajes llenos de amor y melancolía, que al final, son capaces de brindarnos más preguntas que respuestas.

Doctor Sueño y los fantasmas de un pasado quebrado - Power Items

Comentarios sobre la entrada

Cargando