Joker: de la incomprensión a la locura

Joker: de la incomprensión a la locura

Junto con Arthur Fleck, nos encontramos sumergidos en una transformación que lo marcará para siempre, en una ciudad Gótica dando sus últimas señales de toda esperanza, ¿conseguirá salir de las aguas profundas en las que lo han situado involuntariamente? ¡Acompáñennos en esta reseña!

Por Moisés Laguna | 07 de Octubre, 2019
Estimados lectores, el presentar esta humilde reseña ante ustedes no ha sido nada fácil redactarla y quisiera por empezar por compartirles la primera melodía de la compositora Hildur Guðnadóttir, quien desde el comienzo de la cinta, nos va situando en problemáticas que pide y exige, una pronta solución pero que va transformándose como su protagonista: Joker.



Después de haber visto el filme dirigido por Todd Phillips y que nos presenta las actuaciones de Joaquin Phoenix, Robert De Niro y Zazie Beetz, Joker es una esas cintas que pueden hacer una gran diferencia en un mercado cinematográfico donde abundan universos, remakes de propuestas clásicas o historias que simplemente no terminan de convencer; es precisamente esta película que puede llegar a quedarse en la mente del colectivo por diversas razones y que a continuación les comparto.

Lo sorprendente:


La historia que se nos presenta sumerge desde el principio al espectador, es una narración que lleva un ritmo constante, un ritmo que va marcándose al son de las notas de la compositora sueca.

Joker: de la incomprensión a la locura - Power Items

Es una historia de origen la cual se toma todas las libertades en presentar a Arthur Fleck y su ascenso como Joker: te hace sentir en los zapatos de Arthur, te hace querer saber los diversos motivos por los cuales tanto el personaje como la ciudad se van quedando sin luz, sin esperanza, sin un motivo para vivir en esa realidad y que se van conduciendo a un destino, oscuro, sombrío, sin retorno tal y como se vivía en Nueva York en las décadas de los 70 y 80, en una ciudad decadente y donde abundaba el crimen, el narcotráfico, la corrupción y una ola de violencia como jamás se había registrado en este entonces, y que gracias a esto, escritores como Alan Moore y Brian Bolland obtuvieron inspiración para desarrollar historias como The Killing Joke, historia que se me viene a la mente al presentar o intentar descifrar parte de los orígenes del payaso príncipe del crimen.

"A veces lo recuerdo de una forma, a veces de otra. Si voy a tener un pasado prefiero que sea múltiple opción"

Joker: de la incomprensión a la locura - Power Items

Los personajes que construyen esta historia son algo para el recuerdo. Joaquin Phoenix nos comparte una actuación cruda, triste, entrañable, ascendente que muestra los diversos comportamientos de una persona que padece una enfermedad psiquiátrica y neurológica de base, y que gracias a sus múltiples recursos actorales, te transmite el sufrimiento que padece Fleck en cada escena que aparece.

Hay que destacar especialmente las diversas conductas que se nos presenta en la película. Los invito a que pongan atención en la risa que está presente en todo momento ya que es parte de una Epilepsia gelástica, la cual, en la vida real, es incontrolable y refleja trastornos de conductas y alteraciones de estados de ánimo como la irritabilidad y la ira, tal y como Phoenix lo muestra de principio y fin en su actuación.

Mención aparte es el trabajo que presenta la actriz Frances Conroy quien interpreta a Penny Fleck, la madre de Arthur. La actriz te comparte su persona, su inestable estado mental, su frágil salud al punto, pero también, su esperanza en una figura que la hace sentir cercana a un rayo de confort y seguridad que ha buscado y que al parecer le ha dado la espalda. Si debe haber alguien más nominada y sobretodo reconocida por su gran trabajo es Conroy. Magnífica química que estos dos actores desarrollan: entiendes su lectura en cada palabra que expresa, en cada paso que dan, en cada situación en la que se encuentran.

No puedo dejar a un lado la música que acompaña la historia. El trabajo que hace la compositora islandesa Hildur Guðnadóttir quien ha realizado composiciones para películas como "Sicario" de Denis Villeneuve, "El Renacido" de Alejandro G. Iñárritu o para la serie de "Chernóbil" que este año salió para HBO la considero parte fundamental de la historia. En cada una de sus piezas que compone el score da muestra de los estados emocionales que acompañan a los actores, las escenas y hasta a la misma ciudad. Me atrevo a decir que se den la oportunidad de escuchar el disco que ya está disponible en múltiples plataformas. Les recomiendo piezas como "Hoyt’s Office", "Young Penny", "Confession" y "Call Me Joker", un auténtico agasajo y que pueden acompañar su reflexión después de haber visto la cinta.

Encuentra el soundtrack aquí

¿Cuál es el "pero" de la cinta?


¿Acaso debo ponerle un "pero"? No precisamente, mi "pero" va dirigido a los padres de familia que llevaron a sus hijos menores de quince años a ver la cinta. A pesar de que no hay contenido sexual, sí es importante guiar a los pequeños a entender la película dentro del círculo familiar, a explicar que la cinta tiene como un personaje que sufre psicológicamente hablando y que derivado de esto realiza ciertas acciones que comete. No es el Joker al que hemos visto en propuestas desarrolladas por DC junto con compañías como Lego o la serie de la época de los sesenta. Es una propuesta de autor, es un personaje al cual se va acompañando en su ascenso por conocer su lado oscuro por primera vez. ¡Abusados padres de familia!

En conclusión


Esta cinta es una puerta que nos conduce a uno de los muchos orígenes de un mítico, entrañable, enigmático, pero también amenazador Joker. Su accionar que conocemos por medio de los cómics, el cine, videojuegos y distintos tratados que diversos autores le han dado a lo largo de su historia, nos acercan un poco más a este personaje y su correspondiente reflexión sobre el mismo.

Irónicamente diversos medios tachan a esta cinta como apología a la violencia, pero que toma como referencia la violencia en la vida real, la situación piscosocial que se han generado en diversos momentos que ha tenido la sociedad no solo en Estados Unidos, sino alrededor del mundo. Distintos escritores y sus obras como Moore y Bolland con The Killin Joke, Miller en The Dark Knight Returns, Morrison en Arkham Asylum o en filme que desarrolló Nolan con The Dark Knight, y que en esta ocasión, el director Phillips entrega una propuesta que te acerca a lo que como sociedad se ha dejado a un lado, como puede ser la empatía, la ayuda al prójimo, la construcción de una sociedad con oportunidades para los más desfavorecidos y se ha abrazado una sonrisa hipócrita, lúgubre, triste, carente de valores y mezquina.

La sonrisa de Arthur Fleck nos trasporta a diversas sensaciones, y que en esta ocasión nos produce sufrimiento, compasión y odio en su transformación como Joker, al final de todo este gran show, su sonrisa demuestra que también es humano.

"… yo rio para no llorar, rio para gritar, rio para morir riendo y mi risa es mi llanto."

Hasta la siguiente risa, amigos.

Comentarios sobre la entrada

Cargando