Happy: la miseria detrás de la falsa felicidad

Happy: la miseria detrás de la falsa felicidad

En la actualidad, la felicidad se ha promovido hasta un punto que puede resultar enfermizo y nauseabundo, y en esta obra de teatro concebida por Robert Caisley, conoceremos la historia de Alfredo: un hombre que asegura estar feliz siempre, pero que más temprano que tarde, tendrá que encarar la realidad de lo que profesa. ¡Te invitamos a leer nuestra reseña!

Por Néstor García | 17 de Abril, 2019

A tan sólo cuatro funciones de cerrar su temporada en el teatro Milán (Lucerna 64, a unas cuadras de Paseo de la Reforma), Happy tiene todos los elementos para convertirse en una visita recomendada para el próximo fin de semana. A partir de una obra realizada por Robert Caisley, y dirigida por Angélica Rogel, esta obra de teatro llega para mostrarnos, una vez más, los peligros de vivir bajo la constante presión de ser falsamente felices en cada minuto del día.

Happy: la miseria detrás de la falsa felicidad - Power Items
El elenco se compone por Pablo Perroni (Alfredo), Yuriria del Valle (Melinda), Juan Ríos Cantú (Rodrigo), Ana González Bello y Regina Blandón (Eva), estas dos últimas actrices alternando funciones.

Happy: la miseria detrás de la falsa felicidad - Power Items
Sinópsis: Alfredo es feliz con su vida. Es feliz en su trabajo. Es feliz en su matrimonio. Hasta es feliz criando a su hija con necesidades diferentes. Sin embargo, cuando su mejor amigo lo invita a conocer a su nueva pareja, las cosas se salen de control.

Nada más entrar al recinto y estar en nuestros lugares, podemos percatarnos de que la escenografía usada en la representación es bastante inusual. Maniquíes que parecen diseccionados, tal cual hubiesen formado parte de una operación visceral, habitando un departamento de lujo, se colocan ante nuestros ojos. Es seguro que la obra tendrá sorpresas, y nada mejor que comenzar a prepararnos de este modo.

Happy: la miseria detrás de la falsa felicidad - Power Items
Las actuaciones son excelentes: cada uno de los integrantes del elenco dan todo de sí para hacer de esta obra una historia que se siente real, mientras generan la sensación de que, en efecto, estás presente, como un visitante ajeno a éste drama y la comedia negra que está por venir.

Los personajes generan lentamente una empatía con el público, a pesar de estar rodeados de defectos que, afortunadamente para la estructura de la historia, tienen una verdadera razón de ser. Tenemos a Alfredo y su aparente felicidad perpetua, que realmente es más una complacencia perpetua para todos los que lo rodean y podemos comparar con una olla a presión a punto de explotar; Eva, como su contraparte, quien vive en una miseria constante pero que se atreve a ser honesta y a encarar la realidad que ella percibe, rodeada de vicios y desdicha; Melinda, una mujer dedicada en cuerpo y alma al cuidado de su hija con necesidades especiales, y quien es capaz de cerrarse a sí misma ante cualquier problema que salga de inmediato, incluso si no es aparente en un inicio; y Rodrigo, un hombre desconectado de toda la realidad, excepto de la parte laboral, perdiendo así la posibilidad de encontrar la plenitud y la satisfacción de vivir en la búsqueda de un día digno de celebrar.

Happy: la miseria detrás de la falsa felicidad - Power Items
La obra despega poco a poco, creando el ambiente necesario entre las distintas personalidades que le dan vida, para después, sin piedad alguna, lanzarse a destripar la felicidad falaz que se nos ha vendido hasta el día de hoy, como si se tratara de un culto a esta emoción que cada vez, pierde más y más su importancia, a cambio de ganar una masificación que le hace perder todo sentido y razón de ser.

Happy: la miseria detrás de la falsa felicidad - Power Items
Habiendo procesado todo lo que presencié en sus 105 minutos de duración, puedo decir que la obra es un espectáculo que te invita, que trata de provocar la reflexión sobre las emociones más positivas que albergan nuestra mente y no hacemos nunca a un lado, pero desde un punto de vista inusual que nos retrata las consecuencias más catastróficas de llevar una vida así: alimentando el espíritu humano con nada más que humo color rosa sin fin, hasta que este no pueda soportarlo más y termine colapsando en agonía, ante su inminente fin, arrasando con todo a su paso.

¡Esperamos que puedas acudir a ver Happy en su última semana! La obra tiene cuatro funciones abiertas: viernes a las 20:45 horas, sábado a las 17:00 y 19:00 horas, y domingo a las 18:00 horas.
Happy: la miseria detrás de la falsa felicidad - Power Items

Comentarios sobre la entrada

Cargando