[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño

[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño

¡Shazam!, la más reciente cinta de Worlds of DC, ha llegado a cines con una propuesta que se siente fresca: el origen de Billy Batson como superhéroe, concentrado el poder de seis distintas deidades. ¡Te presentamos aquí nuestro análisis con spoilers!

Por Néstor García | 16 de Abril, 2019

¡Shazam!

Durante la Comic Con San Diego del año pasado, el poco conocido superhéroe de DC, Shazam, fue recibido con un nuevo tráiler de su inminente adaptación cinematográfica como parte de Mundos de DC (Worlds of DC, previamente conocido como DC Extended Universe). En aquella ocasión, recuerdo haber pensado que encontraría una cinta ligera y divertida, pero al mismo tiempo, se sentía fresca y con un mundo de posibilidades abiertas a lo ridículo y absurdo, como Deadpool lo ha logrado hasta ahora con sus cintas homónimas; así también, ¿cómo podrían presentarnos a un niño que se sabe con un poder y fuerza descomunal? ¿Aceptaría estos regalos como una fuente de diversión, o como la responsabilidad de hacer algo más?

[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño - Power Items
Sólo hay que pensarlo un minuto: un niño en el cuerpo de un dios, quien posee la sabiduría de Salomón, la superfuerza de Hércules, la resistencia de Atlas, el poder de Zeus (incluídos el control de rayos), el coraje de Aquiles y la velocidad de Mercurio. Shazam fue concebido para DC con estas habilidades en mente, conocido hace algún tiempo como Capitán Marvel en la compañía de cómics, pero pasando a utilizar con regularidad el nombre de Shazam para evitar confusiones con el personaje de Marvel Cómics.

Y así, dirigida por David F. Sandberg (director de Lights Out, el corto y la película, así también como de Annabelle: La creación) y protagonizada por Zachary Levi (Thor: Ragnarok), Asher Angel, Mark Strong (Kick Ass, Kingsman, Sherlock Holmes), Jack Dylan Grazer (la nueva adaptación de It) y Djimon Hounsou (Guardianes de la Galaxia, Capitana Marvel), llega Shazam! a cines, con una historia sobre la familia repleta de humor ácido y absurdo, así como una historia honesta y contenida a pequeña escala.

[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño - Power Items
La película presenta una calidad técnica impecable, como ha sido el caso en las cintas del universo DC: la dirección de Sandberg también plantea escenas viscerales y terroríficas que recuerdan lo que ha hecho en su dirección con el cine de terror, un caso similar a Aquaman con James Wan, ya que ambos directores logran hacer guiños a su afición por el horror, con escenas y diseños inspirados por verdaderas pesadillas. Además de esto, la banda sonora nos transporta directamente a un mundo de fantasía e ilusión: el sueño de un niño que desea ser un héroe.

Desde los tráilers presentados en la SDCC 2018, era obvio que la cinta se enfocaría en gran medida en la comedia para desarrollarse. El humor es uno de los pilares fuertes de la película, especialmente al ser más ácido comparado lo que otras propuestas han presentado en fechas recientes, valiéndose de burlas y un humor que podría ofender a más de uno en la época actual, y que personalmente, logró arrancarme unas buenas carcajadas durante mi visita al cine, especialmente mientras Billy Batson trata de entender los poderes que posee en compañía de su hermano adoptivo, Freddy Freeman. Pero esto no es lo único: Shazam! presenta una historia sobre la familia y la pertenencia como contraparte a la comedia, en un balance perfecto y necesario.

[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño - Power Items
Billy se extravió durante una visita al parque de diversiones con su madre. Es común pensar que llegaría el momento en el que Billy se reencontraría con su madre y vivirían juntos nuevamente, tras haberla buscado por tantos años sin éxito alguno, pero la cinta se atreve a dar un golpe directo al espectador, al mostrarnos que Billy no se extravió y su madre lo abandonó por voluntad propia al considerarse imposibilitada de cuidarlo, hecho que no cambia incluso cuando se da este reencuentro. Esta parte particularmente me pareció muy cruda pero acertada: incluso cuando crees que has alcanzado aquello que más deseas, contra todo pronóstico, tienes que aceptar la realidad de que las cosas no son como lo habías imaginado, y terminan por ser más crueles sin importar que seas tú el involucrado. Posteriormente regresamos a ver a un Billy preocupado por el bienestar de su familia como cabría esperarlo, pero esta parte es un completo acierto para el desarrollo del argumento, que se siente mucho más creíble, cálido y honesto con su público. Batson es un niño que no ha tenido todo lo que siempre ha querido, pero eso no significa que no es feliz con lo que tiene, gracias a él y a aquellos que lo rodean.

[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño - Power Items
Freddy se roba la película: su personaje y su construcción, con su humor negro y absurdo, le dan un toque peculiar a esta historia. Como si esto no fuera suficiente, su amplio conocimiento en cómics abre las puertas para que, por primera ocasión, un adolescente sea el mentor de un superhéroe. Este cambio de papeles nos sigue recordando lo irreverente que es una historia como Shazam, y nos hacen recordar que la película quiere despegarse de la completa seriedad que otras propuestas han mostrado en tiempos recientes.

[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño - Power Items
Los hermanos de Billy y Freddy mantienen un espíritu inocente que sólo puede tener un niño: esto logra darle una perspectiva nueva a la película, ya que, contrario a la mayoría de adultos en la cinta (¿y en la vida real?), ellos genuinamente logran sorprenderse por todo lo que ocurre en esta experiencia, además de que viven en paz en familia, por más distintos que sea cada uno.

[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño - Power Items
Thaddeus Sivana, aunque en ocasiones presenta las ambiciones de un villano regular de este tipo de historias, logra hacerse de un trasfondo que nos presenta que fue tan sólo un niño en búsqueda de la aceptación y reconocimiento de su padre, creando un poco más de empatía con el público, hasta que recordamos que ha perdido el control y está dispuesto a hacer lo que sea con tal de desbloquear y poseer el poder de los 7 pecados mortales. Me alegra bastante saber que Billy logró salvarlo: como fue el caso de Black Manta y Ocean Master en Aquaman, mantener a los villanos con vida puede abrir las puertas a una posterior redención o nuevas historias que no se han explorado del todo (con único caso siendo Loki en Marvel, aunque parece ser más un ente neutral en el universo de Marvel)

Shazam! es una cinta perfecta si buscas divertirte un poco: no se toma tan en serio y te hará reír y sorprenderte con el mundo de posibilidades que un héroe con el espíritu de un niño puede brindar, además de que, cuando busca ser más madura, abre las puertas a una interesante reflexión sobre lo que significa tener una familia que esté ahí para apoyarte.

[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño - Power Items
¿Ya viste ¡Shazam!? Recuerda que la cinta ya está en cartelera desde el pasado 5 de abril, ¡comparte tus comentarios con nosotros!

[Reseña] ¡Shazam! y un dios con el corazón de un niño - Power Items

Comentarios sobre la entrada

Cargando