(Des)encanto: entre princesas, demonios y elfos

(Des)encanto: entre princesas, demonios y elfos

Desde el 17 de agosto, Des(encanto) llegó a Netflix: la más reciente propuesta de Matt Groening crea un nuevo universo de fantasía durante la época medieval, en un reino muy lejano donde conoceremos a un pequeño grupo conformado por la rebelde y alcohólica princesa Bean, su demonio personal Luci, y el pequeño Elfo.

Por Néstor García | 20 de Agosto, 2018

Des(encanto) es la más reciente propuesta de Matt Groening, siguiendo el estilo artístico presentado anteriormente por Los Simpson y Futurama: ¿qué tan buena resulta ser?
Tras el desempeño que han tenido Los Simpson en últimos años, donde se dedican más a lanzar referencias hacia la cultura pop, dejando un poco de lado las situaciones de la vida cotidiana, me sentí un poco preocupado sobre lo que sería de este nuevo proyecto animado.

Tras el tráiler presentado en la Comic Con de San Diego de este año, mis esperanzas por la serie mejoraron bastante: tal parecía que en esta ocasión se dedicarían a dar un vistazo a las situaciones que extrañaba de la familia amarilla, pero con un toque de comedia negra más acentuado que en aquella serie o en Futurama, además de que todo parecía indicar que continuarían las críticas irreverentes hacia el comportamiento tradicional que adoptamos como sociedad.

(Des)encanto: entre princesas, demonios y elfos - Power Items
Aunque la serie ha creado una dispersión entre el público más grande de lo que pensé en un inicio, me ha parecido un trabajo muy bien realizado, y que recuerda ligeramente a Los Simpson de antaño, incluso si está enfocada en el punto de vista de la princesa Tiabeanie de Dreamland. La serie arranca cuando Bean está a punto de casarse por conveniencia para crear una alianza con una nación bajo el nombre de Bentwood; a partir de aquí, conoceremos a nuevos personajes muy carismáticos en este universo, incluídos Luci, el demonio personal de Bean que la invitará a tomar decisiones ante sus problemas diarios, terminando usualmente en un desastre, Elfo, un elfo que vaga en el reino de los humanos, tras haber dejado por voluntad propia su monótono reino donde sólo reinaba la paz y felicidad, o el rey Zog, el padre de Bean, con hambre de poder y con la facilidad de perder el control en cualquier situación.

(Des)encanto: entre princesas, demonios y elfos - Power Items
Aunque el show presenta dilemas con los que algunas personas pueden identificarse, está enfocado en retratar algunos de los problemas que las mujeres han atravesado desde tiempos inmemorables, con el más notorio siendo la imposición de decisiones ajenas, sobre sus vidas, presentado aquí con un matrimonio arreglado que hace que Bean se sienta desdichada sobre su persona y su futuro, perdiendo incluso sus esperanzas de ser feliz algún día. Bean no tiene una personalidad totalmente definida y cometerá muchos errores a lo largo de la serie, pero sigue aprendiendo de cada situación a la que se enfrenta en un crecimiento que se da de forma natural.

En cuanto a sus compañeros, tanto Luci como Elfo tienen una buena dinámica en pantalla; quizá Elfo pueda ser irritante en un par de ocasiones, pero en general son muy simpáticos y tienen problemas que irán conociendo a lo largo de su desarrollo, incluso si en ocasiones pueden negarlos (Elfo no es capaz de decir la verdad por miedo a lo que piensen los demás, y Luci sabe perfectamente que es una mala influencia para Bean) con situaciones que crecen a límites ridículos y graciosos.

(Des)encanto: entre princesas, demonios y elfos - Power Items
La comedia está a la orden del día, y personalmente, creo que el rey Zog es la fuente primaria de humor de la serie, con la voz tan particular que tiene y sus exageradas reacciones ante las situaciones en las que Bean se ve envuelta (habiendo visto la misma en su idioma original). Aunque en ocasiones es muy simple, en otras tantas está muy bien hecha y te hará soltar un par de carcajadas sinceras. En este mismo sentido, la serie hace críticas a la sociedad actual y un par de bromas resultan un poco forzadas; algunos chistes dedicados a lo políticamente correcto en ocasiones no funcionan, se siente como si trataran de ser políticamente correctas por sí mismas, una combinación que resulta rara. La obra también cuenta también con varias escenas de gore y violencia animadas que servirán para acentuar las situaciones más cómicas de la serie.

(Des)encanto: entre princesas, demonios y elfos - Power Items
Des(encanto) presenta una historia secuencial, por lo que a diferencia de las otras series, es difícil saltar entre episodios a voluntad, pues habrá muchos detalles que pasarán desapercibidos para nosotros. Conforme nos acercamos al final, la serie toma un camino muy dramático que resulta en situaciones inesperadas para nuestros protagonistas, en el mejor y el peor de los sentidos. No imaginé que tomarían tantos riesgos con los personajes principales, y viendo el resultado final, me da gusto que haya sido así, pues como resultado tenemos una historia mucho más emotiva y sincera.

SPOILERS
Un detalle que no fue de mi gusto en absoluto, es el hecho de que la serie cierra con un cliffhanger; mientras que creo que este recurso es válido y útil para ciertas ocasiones, aquí se siente fuera de lugar, como si el equipo se hubiese quedado sin tiempo para cerrar un poco de los arcos narrativos de los personajes.
SPOILERS

Bean, Luci y Elfo crean un grupo de amigos que se complementa entre sí de una manera muy especial, sirviendo de apoyo para que entre sí mismos puedan conocer más del mundo y de su propia persona, de lo mejor y lo peor que pueden llegar a ser. Des(encanto) es una serie más que recomendada, dentro de un universo contenido que busca crear bromas y situaciones exageradas y cómicas a cada paso, que funciona gracias este trío rodeado de irreverencia, dolor, esperanza y sinceridad.

¿Ya viste Des(encanto)? ¿Qué te pareció? ¡Te invitamos a compartir tus comentarios con nosotros!

(Des)encanto: entre princesas, demonios y elfos - Power Items

Comentarios sobre la entrada

Cargando