Crítica: Megalodón

Crítica: Megalodón

Jason Statham regresa a la pantalla grande con Megalodón, cinta que intentará entretener y abrir nuevas opciones al público espectador, ¿lo logra? ¡Te invitamos a conocerlo en nuestra reseña!

Por Moisés Laguna | 13 de Agosto, 2018
Cada año llegan a nuestras salas cintas de corte blockbuster, con la intención de entretener y hacer pasar un rato memorable en donde las palomitas, nachos y refresco sean nuestros mejores compañeros mientras avanza la cinta, y es precisamente por esta razón que Megalodón es una opción idónea para ello.


Desde el primer momento, la historia te atrapa porque la acción es casi instantánea, ya que vemos a Jason Statham intentando salvar el día y es ahí donde todo se torna complicado para nuestro héroe, originando así un trago amargo para él y que lo llevará a cuestionarse si debe ayudar a una tripulación que corre peligro por adentrarse en lugares donde no tenían que hacerlo, pero que al final lo hace ¡y de qué manera!

A lo largo de sus 113 minutos, vemos situaciones irreales, frases inmortales de Statham y una manera de patear aletas que solo una película de este calibre puede ofrecerte. El protagonista escualo cumple su función: asusta, atemoriza con sus 25 metros de tamaño, y hace que esta película nade a un puerto decente. Los efectos especiales son decentes y te llevan a imaginar nuevos lugares fantásticos en donde, si todo sale bien para la recaudación de la película, abrirá puertas para secuelas de este tipo (créelo, amigo lector)

Crítica: Megalodón - Power Items
El reparto que tiene cumple con lo necesario, interacciones básicas, lenguaje fácil, escenas con humor y el clásico amor que emerge de la nada entre Statham y la actriz Li Bingbing, la pequeña actriz Shuya Sophia Cai da ese aire infantil pero inteligente y audaz que permitirá que la cinta tenga esas pausas de calma ante momentos de terror. Los clichés están en constante escena pero que al final ayudan a cerrar un cuadro de constante movimiento. En el tercer acto les pido pongan mucha atención a una casi referencia de Jaws.

Como podemos ver, Megalodón es una cinta la cual tiene muchos detalles que mejorar en sus manos (o en sus aletas), pero que podemos pasar por alto hasta cierto punto. Le agradecería a Warner Bros. el cuidar el tamaño del tiburón, ya que en muchas escenas se ve demasiado grande, otras en un tamaño promedio a un tiburón de nuestra época, y eso le resta un poco de seriedad a su situación absurda. Otro de los puntos a considerar es su tiempo, pues 113 minutos es mucho tiempo para una película de este calibre.

Crítica: Megalodón - Power Items
Esta cinta está inspirada en la novela de título Meg: A Novel of Deep Terror la cual fue escrita por Steve Alten en 1997 y que te lleva a descubrir nuevas especies y una pregunta que hoy en día se hace presente mientras avanzamos en este milenio: la interferencia de la mano del hombre en la naturaleza es algo que podemos encontrar en este filme, y sumamos a ello, una escena en donde se aborda el tema de la matanza de tiburones, dejándote pensar por un buen rato.

Si eres de los que disfruta de este tipo de cintas y que amas desde la clásica Jaws (1971) de Spielberg hasta Sharknado 1, 2, 3, 4 y las que sean, definitivamente es una buena opción para ti. Prepara tus goggles, tu tanque de oxígeno y nada en esta cinta que te ofrece un rato de diversión sin pretensiones.

¡Hasta la próxima!

Crítica: Megalodón - Power Items

Comentarios sobre la entrada

Cargando