Blade Runner 2049: la ficción se torna en realidad

Blade Runner 2049: la ficción se torna en realidad

'Blade Runner 2049' presenta un futuro donde el desamparo se hace presente, yendo de la mano con breves destellos de esperanza e ilusión, en una historia donde la relevancia y el sentido de nuestra existencia son cuestionados sin fin.

Por Néstor García | 08 de Octubre, 2017

Blade Runner 2049 es una maravilla, siendo una de las mejores películas que he tenido el placer de ver no sólo en este 2017, sino en todos mis años. Habiendo visto la película original en el año 2015, la cinta de ciencia ficción, estrenada originalmente en 1982, presentaba un entorno visual novedoso, bastante oscuro, alimentado mayormente por luces neon: sin importar su origen artificial, dicha luz era capaz de iluminar este entorno y darle una vida propia. Entre los mensajes que presenta, uno es alusivo a esta vaga idea: la historia relata un futuro donde nacen "replicantes", humanos sintéticos creados por la Corporación Tyrell, designados para trabajar en colonias fuera del planeta Tierra. Siguiendo a un grupo de replicantes fugitivos dirigidos por Roy Batty (Ruget Hauer), un Blade Runner (cuyo trabajo es "retirar" a estos replicantes, palabra usada para suavizar el concepto de asesinato) llamado Rick Deckard (Harrison Ford) es enviado para encargarse de los replicantes fugitivos. En su camino, encontrará a una replicante llamada Rachael (Sean Young), quien le hará cuestionarse continuamente sobre sus acciones, su persona y su misión.

En mi opinión, esta cinta no presenta en concreto un punto de vista de juicios, y se limita a presentar únicamente hechos tales que puedan ayudarte a forjar tus propias conclusiones: el papel del villano es algo que genera muchas preguntas y posturas, al no poder contemplar de este modo, en su totalidad, ni a Deckard (quien posiblemente sea un replicante, pero esa duda se deja a juicio del espectador) ni a los replicantes. Realmente ninguno de ellos es inocente, pero sus puntos de vista son muy comprensibles: es esta gama de grises la que dota a los personajes de una humanidad, haciendo válidos algunos de sus argumentos para el público.

Una escena en particular, cerca del final, abría un mar de posibilidades tanto para el público como para Deckard, ayudando a expandir su panorama personal, algo que queda impreso totalmente en esta nueva cinta.
Blade Runner 2049: la ficción se torna en realidad - Power Items
Denis Villeneuve, quien trabajó previamente en Sicario y La llegada, es el director de esta secuela. La cinta es protagonizada por Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Sylvia Hoeks, Robin Wright, Mackenzie Davis, Carla Juri, Lennie James, Dave Bautista y Jared Leto.

Establecida 30 años después de la primera película, la historia presenta a un Blade Runner replicante bajo el nombre de 'K', quien descubre los restos de una replicante que estuvo embarazada. Con tal de evitar una guerra entre especies a toda costa, K tendrá la misión de destruir toda la evidencia relacionada con este caso, así como también tendrá que encontrar y retirar al infante nacido.
Blade Runner 2049: la ficción se torna en realidad - Power Items
El aspecto técnico de la cinta es impecable, presentando escenas que reflejan una oscuridad más notoria y depresiva en comparación con la primera cinta, pero con un sentido y una razón de ser para cada escena. Las ideas que presenta son ingeniosas, con conceptos visuales retratados en pantalla de una manera espléndida: los efectos especiales ayudan a resaltar el gran avance, quizá meramente tecnológico y no social o moral, que este mundo presenta. La banda sonora y los efectos sonoros son una obra maestra, capturando perfectamente el espíritu de la primera película, y a la vez, otorgando una identidad propia a esta secuela. Las actuaciones me parecieron excelentes, quizá un poco más teatral la participación de Jared Leto, pero considerando el discurso de su personaje, me parece que esta es la idea original de la cinta y la razón principal de la elección del actor.

Al igual que la primera cinta, esta película se limita a mostrar hechos y decide dejarnos la tarea de decidir si todos los elementos de la historia representan un avance o un retroceso; además de temas tratados durante la primera parte, nuevos planteamientos se hacen presentes. La desaparición de la hambruna. Un apagón tecnológico que podría terminar no solo con bits, sino con recuerdos, trabajos y momentos importantes de nuestra vida. La objetificación sexual como uno de los mercados emergentes en el mundo, y que puede deberse entre muchas razones, a una imposibilidad de crear verdaderas relaciones personales o por la simple satisfacción del placer sexual. Ataques nucleares capaces de dejar zonas desoladas donde replicantes pueden entrar con facilidad. El simple hecho de utilizar armas de destrucción masiva mientras seguimos con nuestra rutina diaria. La realidad de que quizá vivimos en una mentira sobre nuestra vida, y sobre quien nosotros creemos ser. El universo de Blade Runner presenta una raza, obtenida como si fuese algún producto procesado, de una bolsa: el origen no es el punto importante, sino el trato que se da a esta raza, como si fuese un artículo desechable, de consumo, que en unos cuantos segundos dejará de ser útil para un creador que hace esto como parte de una cadena de producción.
Blade Runner 2049: la ficción se torna en realidad - Power Items
De nueva cuenta, no me parece que existan héroes o villanos en la cinta. Las acciones que cada ente realiza son totalmente cuestionables, pero nuevamente se mezcla dentro de una gama de grises. Lo que sí es notorio, es el hecho de que cada personalidad actúa de modo que termina en una balanza con respecto al egoísmo que presentan sus acciones, siendo algunas de ellas hechas para poder encontrar una verdad que deseamos fuese real, estar junto a quien nos aferramos a creer es un ser amado, o aumentar las ganancias de una compañía. Al final, el juicio que hagas será el más importante y relevante, como con todas y cada una de las obras que has presenciado a lo largo de tu vida.
Blade Runner 2049: la ficción se torna en realidad - Power Items
Uno de los puntos que se mantiene vigente, a pesar de los años, es la mortalidad a la que cada uno de nosotros estamos atados hasta el final de nuestros días. Retomando aquel gran mensaje, un bello monólogo de la primera cinta:

"He visto cosas que ustedes nunca hubieran podido imaginar. Naves de combate en llamas en el hombro de Orion. He visto relámpagos resplandeciendo en la oscuridad cerca de la entrada de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, igual que lágrimas en la lluvia…"

Quizá ese sea uno de los puntos más importantes dentro de la cinta para mí: en un universo donde todos los mensajes tienen una gran relevancia e importancia que nos invitan a la reflexión (más aún en nuestra actualidad), la comprensión de aquello que nos hace ser humanos y la aceptación de la muerte se vuelve aún más necesario.
Blade Runner 2049: la ficción se torna en realidad - Power Items
Saber que, un día cualquiera, nuestra vida llegará a un fin puede ayudarnos a ser más empáticos, a descubrir que quizá no debamos darle tanta importancia a cosas que hoy en día consideramos imprescindibles, e invitarnos a pensar que, incluso si nuestra relevancia en el gran esquema del azar del universo pareciera insignificante, tal vez hemos hecho más de lo que jamás hubiésemos creído posible por causas que para nosotros, pueden significar un mundo entero: un sacrificio humano, noble y desinteresado por algo más. Porque quizá eso es un poco de lo mucho que nos hace llamarnos personas: el hecho de poder pensar, meditar, sentir y aprender de nuestras acciones y sus consecuencias.

Blade Runner 2049 es una experiencia maravillosa de principio a fin: obras así te invitan a apreciar y reflexionar todo lo que nos rodea, por medio de una historia bien planteada y sólida, dejando a un lado discursos que pueden poner sobre nosotros un juicio negativo sin distinción, y donde simplemente se muestra un mundo donde las consecuencias son una realidad palpable. Desolación y Esperanza de la mano, conviviendo una con otra, sin rechazo, en armonía.
Blade Runner 2049: la ficción se torna en realidad - Power Items

Comentarios sobre la entrada

Cargando