Reflexión de media noche: Un lindo recuerdo de una vida pasada

Reflexión de media noche: Un lindo recuerdo de una vida pasada

Es curioso de donde surgen ideas para las cosas que hacemos: esta frase llegó de un lugar muy peculiar, en el momento menos esperado. No es necesario más.

Por Néstor García | 17 de Junio, 2017



Y así, a partir de esa frase, busco y creo relaciones entre muchas de las cosas que he visto, experimentado y vivido. (Como nota: esta frase surgió en Injustice 2, durante el final del modo historia. Una breve charla entre Bruce y Clark antes de regresar a los golpes, los superhéroes y los superpoderes. Y aún así es una de las partes que más recuerdo. Me tomó desprevenido ese momento de humanidad entre Batman y Superman.)

Varios de nosotros dedicamos tiempo a lo largo de nuestra vida en las actividades que nos gustan y nos hacen sentir en plenitud. Salir con amigos, leer, escribir, charlar, reflexionar, ver una obra: las opciones no terminan y hay una infinidad a nuestra disposición.

Sin embargo, hay otras ocasiones cuando las cosas no están yendo tan bien del todo, y aunque podemos enfocarnos en las mismas actividades, la intención con la que lo hacemos puede ser diferente. Salir con amigos para poder charlar de un mal día, escribir acerca de los problemas que tuvimos, reflexionar sobre lo que debimos o no hacer. Estas actividades terminan por ser terapéuticas, nos pueden ayudar a aprender de estos momentos, y a encontrar nuestro balance nuevamente. Después de todo, estas ocasiones son una parte esencial y fundamental de nuestra vida. Afortunadamente, si puedes leer esto, e igual que un servidor, me atrevo a decir que tenemos la dicha de poder vivir los altibajos de la vida.

Pero en ocasiones decidimos no perdonar ni olvidar a aquello que, directa o indirectamente fue causante de los sentimientos que nos embargan y que en ocasiones, pareciera nunca terminarán. Peor aún, no encontramos nuestro propio perdón. Horas, días, semanas, meses, años. Quizá puedas voltear en este momento y verte pensando recurrentemente en algo que contrario a impulsarte, termina por afectar tu día a día o tu estado de ánimo. Ciertamente he pasado por momentos así en mi vida.

No todas las situaciones son iguales. No conozco el momento que puedas estar atravesando. Sé que hay ocasiones mucho más delicadas que otras. No pretendo conocer todas ellas ni darte una solución o una respuesta, porque ni siquiera las tengo para mi y, en ocasiones, me es difícil recordar esto. Tan solo quiero compartir contigo mi punto de vista en este preciso momento, y si te sirve de algo, eso será más de lo que puedo pedir. Quizá en un tiempo regrese nuevamente a leer esto también. La vida está llena de altibajos, y la reflexión me ayuda a seguir día a día viviendo de la mejor manera posible.

Y creo que para vivir de la mejor manera posible, encontrar un balance, encontrarnos en paz con nosotros y nuestro entorno es importante. De otro modo, terminaremos por infectar todo aquello que nos rodea, comenzando con nosotros. Como lo dijo Mark Twain, “La ira es un ácido que puede hacer más daño al recipiente en el que se almacena que a cualquier cosa sobre la que se vierta” (gracias a Metal Gear Solid: The Phantom Pain por ayudarme a conocer esta breve pero importante enseñanza).

Es importante encontrarnos bien con nosotros mismos. Eso nos ayuda a vivir en plenitud, y si lo decides así, ayudar a las personas que te rodean. Si bien es posible ayudar a alguien incluso si no nos encontramos bien, con el tiempo, he pensado que es mucho más importante que uno se encuentre bien para poder ayudar a otros; no por el hecho de que de otro modo sea imposible, sino porque así estamos en un estado óptimo y con esto, podemos visualizar un mejor panorama sin preocuparnos por también recordar que tenemos que hacer limpieza propia, por decirlo de alguna manera.

Hoy, mañana y siempre es un buen día para reflexionar. Si quizá te encuentras en una situación así, de corazón espero que pronto encuentres y luches por ese balance, si así lo decides. No menciono la felicidad por la razón de que ese sentimiento se encuentra en la parte alta de la curva (desde mi punto de vista, como todo lo que escribo). Mi enfoque y pensamiento no está en la felicidad, sino en el balance. Y a día de hoy agradezco esta forma de pensar. Es seguro que tienes otra forma de pensar, y si está funcionando para ti, no hay nada más que pedir. Sigue trabajando como hasta ahora para alcanzar eso que quieres. Como en alguna ocasión le dije a un muy buen amigo, un hermano, “enfócate en lo verdaderamente importante”. Después de eso, me preguntó qué es lo verdaderamente importante, y bueno, sólo hubo un par de risas porque esa frase salió en un momento de reflexión y broma y no supe responder en ese instante. Ahora creo que esa frase depende de cada uno de nosotros, pero sin duda alguna, nosotros somos parte de eso. Somos el eje esencial e indispensable de lo verdaderamente importante.

Deseo que las decisiones que tomes hoy te permitan seguir creciendo y fortaleciendo tu ser, cuerpo y mente. Ojalá que no desees seguir dentro de esa vida pasada. Hoy podemos dedicar nuestro tiempo a algo mejor, que nos permita rodearnos de grandes recuerdos de una vida presente. ¿Un nuevo hobbie? ¿Una buena canción? ¿Ejercitarse para mejorar nuestra salud y condición? ¿Una mala película de la cual nos podemos reír en un rato? ¿Adoptar una mascota? La lista no acaba, pero las actividades serán diversas dependiendo de tus ideas e ideales. Y no creo que se trate de ir por todo lo que se te ocurra al mismo tiempo. Toma el tiempo que necesites, y ve escalando.

Hoy al regresar a casa, admiré el cielo por unos segundos. De verdad se veía precioso. No lo había visto así en mucho tiempo. E incluso cuando parecía que podía comenzar a llover en cualquier momento, eso no le resta belleza a esos valiosos segundos, ni a ese precioso momento. Un lindo recuerdo de una vida presente, realmente.

Comentarios sobre la entrada

Cargando