Aprendiendo de un hombre en busca de sentido

Aprendiendo de un hombre en busca de sentido

La obra del psiquiatra Viktor Frankl, “El hombre en busca de sentido” ha sido una de las lecturas más enriquecedoras en toda mi vida. Basado en su propia experiencia y la de sus pacientes, él propone que no podemos evitar el sufrimiento, pero podemos elegir como lidiar con él, encontrando un sentido en él, y siguiendo adelante. ¿Qué aprendí y descubrí con este libro?
09 de Agosto, 2017 | Por Néstor García


¿Cómo llegué aquí? Una pregunta muy válida, pero para la que difícilmente lograré dar una respuesta totalmente certera. Recuerdo que tiempo atrás, gracias al libro "Nada", por la escritora Jane Teller, cambiaron mucho mis ideas y pensamiento. Un libro un tanto oscuro, sin duda alguna, pero que me ayudó a cuestionarme, y con un poco de suerte, espero haya ayudado a cuestionar (para bien) a las contadas personas que lo recomendé. Poco después llegaría mi interés por este libro, escrito por el psicólogo y doctor Viktor Frankl, además de un par de lecturas más, quizá más enfocadas en la reflexión y crecimiento del ser mismo. De algún modo, me da mucho gusto el haber tenido la oportunidad de leer obras así, de haber experimentado videojuegos, películas, eventos similares, en mayor o menor escala. Entre ellas, quizá no llegan a un punto en común. Pero han sido experiencias que al final, ayudan a forjarnos.

"El hombre en busca de sentido" es un libro publicado originalmente en 1946, escrito por el psicólogo Viktor Frankl. Durante su vida, no sólo fue un neurólogo y un psiquiatra, sino que también se volvió un prisionero en los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de la situación tan desoladora que tuvo que afrontar, donde en el camino también perdió a su familia, incluyendo a sus padres, uno de sus hermanos y su esposa, Tilly Grosser, el doctor Frankl se volvió el fundador de la logoterapia, la Tercera Escuela Vienesa de Psicología, donde a diferencia de Sigmund Freud, quien propone un enfoque en la búsqueda del placer, y Alfred Adler, quien propone un enfoque en la búsqueda del poder, el doctor Frankl se enfocaría en la búsqueda del sentido o significado.

La complicación de este libro radica mayormente en la carga psicológica que el lector debe sobrellevar a lo largo de sus páginas: a veces puede ser muy fuerte, y es en esos momentos donde lo mejor podría ser tomar un descanso, para continuar posteriormente y entender su mensaje del mejor modo posible. Al final, podremos elegir si deseamos tomar en cuenta algo de su mensaje para nosotros mismos, si algo de lo que leímos puede ayudarnos a crecer o no.
Aprendiendo de un hombre en busca de sentido - Power Items
En esta entrada traeré a la mesa varias de las ideas del doctor Frankl, ya sea en párrafos directamente del libro, o en resúmenes de sus ideas más importantes.

Quiero comenzar con una muy especial:

"No apuntes al éxito – entre más apuntes y lo hagas el objetivo, más vas a errar. El éxito, como la felicidad, no pueden ser perseguidos; deben ser un resultado, y únicamente hace eso como el efecto involuntario de la dedicación de una persona a una causa más grande que sí misma, o como el resultado de la renuncia ante otra persona. La felicidad debe ocurrir, y lo mismo aplica para el éxito: debes dejar que ocurra al no preocuparte por ello. Quiero que escuches lo que dicta tu consciencia que hagas y vayas a hacerlo con lo mejor de tu conocimiento. Entonces vivirás para ver que en el largo plazo - ¡en el largo plazo dije! - el éxito te seguirá precisamente porque has dejado de pensar en él."

Este párrafo apareció muy pronto en la lectura. La primera ocasión que leí esto, estaba por encarar una situación personal difícil y siendo sinceros, no sabía como tratar con esta. Estaba nervioso y con miedo. Pero al leer esto encontré un poco de paz para manejar la situación. "Quiero que escuches lo que dicta tu consciencia y que vayas a hacerlo con lo mejor de tu conocimiento". Y eso es lo que hice, o al menos, lo que traté de hacer. Palabras fluían en mi mente en aquella ocasión, pero el mensaje siempre permaneció: pedir perdón a quien debía hacerlo.
Aprendiendo de un hombre en busca de sentido - Power Items
"La forma en la cual una persona acepta su destino y todo el sufrimiento que implica, la forma en que carga su cruz, le da amplia oportunidad - incluso sobre las circunstancias más difíciles – de añadir un significado más profundo a su vida. Puede permanecer valiente, noble y altruista. O en la amarga lucha por la auto preservación, podría olvidar su dignidad humana y volverse nada más que un animal. Aquí yace la oportunidad para una persona de ya sea hacer uso de o el abstenerse de las oportunidades de alcanzar los valores morales que una situación difícil puedan brindarle. Y esto decide si es digna de sus sufrimientos o no".

La idea de añadir un significado más profundo a nuestra propia vida me pareció y sonaba familiar. Parecía que en cierto modo, tenía una vaga idea sobre su mensaje, pero expuesto de este modo, era claro. Más aún, viniendo de una persona que, como vivo ejemplo, vivió a la altura de sus pensamientos y sus palabras.

"No pienses que estas consideraciones son espirituales y muy alejadas de la vida real. Es cierto que únicamente unas cuantas personas son capaces de alcanzar estándares morales tan altos. De los prisioneros únicamente unos cuantos mantuvieron su total libertad y obtuvieron esos valores que su sufrimiento les proporciono, pero incluso un ejemplo así es suficiente prueba de que la fuerza interior de una persona puede elevarla por encima de su destino exterior. Estas personas no están únicamente en campos de concentración. En todos lados, las personas son confrontadas con el destino, con la oportunidad de lograr algo a través de su propio sufrimiento."

Las ideas del doctor Frankl me impactaron fuertemente. Mantenerse en pie con una gran ayuda de la propia fuerza interior es un mensaje que he visto recurrentemente, incluso del modo menos pensado: una película, música, un personaje, una persona.
Aprendiendo de un hombre en busca de sentido - Power Items
"En psiquiatría, hay una condición conocida como 'ilusión de indulto'. El hombre condenado, inmediatamente antes de su ejecución, tiene la ilusión de que podría ser suspendido en el último minuto. Nosotros, también, nos aferramos a fragmentos de esperanza y creímos hasta el último momento que no sería tan malo."

Aferrarse a que las cosas podrían salir bien con el paso del tiempo no era un tema nuevo en lo absoluto. Era muy difícil desprenderse de esas ideas, hasta que llega el momento en que te das cuenta de que el mundo en el que vives es injusto. Y desde hace años, ese pensamiento ha estado conmigo. No por la vida que he vivido (la cual agradezco a todos mis seres queridos y no deseo cambiar en lo absoluto, porque realmente he vivido una muy buena vida), sino por la de muchas personas allá afuera. Quizá un evento aleatorio hubiese cambiado las cosas. Soy muy afortunado, y sabiendo eso, trato de tomar la responsabilidad de ayudar a otras personas en la medida que me sea posible, porque deseo hacerlo.
Aprendiendo de un hombre en busca de sentido - Power Items
"Cuando uno examina la vasta cantidad de material que se ha acumulado como el resultado de las muchas experiencias y observaciones de los prisioneros, tres fases de las reacciones mentales de los presos a la vida en los campos se vuelven aparentes: el periodo siguiente a su admisión; el periodo cuando está bien arraigado a su rutina en el campo; y el periodo siguiente a su liberación."

"Lessing dijo alguna vez que 'hay cosas que deben hacerte perder la razón, o no tienes razón alguna que perder'".

La pérdida inmediata de esperanza llegaba a su primera fase. Sin duda, eventos naturales en la vida, me ayudaron a comprender esta idea. El tipo de cosas que te hacen perderte por días. El tipo de eventos que te llenan de miedo y te recuerdan lo vulnerable que eres en este gran mundo.

"La apatía, el embotamiento de las emociones y el sentimiento que uno ya no puede interesarse más, eran los síntomas que surgían durante la segunda etapa de las reacciones psicológicas del prisionero, y las cuales, eventualmente lo hacían insensible a los castigos diarios y a cada hora. Por medio de esta insensibilidad, el prisionero pronto se rodeaba a sí mismo con un un muy necesario caparazón protector."

"Jamás olvidaré como fui despertado una noche por los gemidos de un compañero prisionero, que se arrojó en su sueño, obviamente teniendo una terrible pesadilla. Ya que siempre he sentido una pena especial por la gente que sufría de sueños temeroso o delirios, quería despertar al pobre hombre. Repentinamente, quité la mano que estaba lista para despertarlo, asustado por lo que estaba a punto de hacer. En ese momento, me volví intensamente consciente del hecho que ningún sueño, sin importar lo horrible que fuese, podría ser tan malo como la realidad del campo que nos rodeaba, y al cual estaba a punto de devolverlo."

El libro está lleno de momentos que me hicieron sentir escalofríos y sin duda, un sentimiento de tristeza y desolación, al imaginar la vida de todas aquellas personas en aquel trágico evento de nuestra historia.

Pero quizá, muy escondidos a la vista de cualquier espectador, se encontraban bellos momentos escondidos en aquel terrible evento.

"Si nuestras esposas pudiesen vernos ahora! Espero que estén mejor en sus campos y no sepan lo que nos ocurre a nosotros."
...
"La verdad – que el amor es la última y más grande meta a la que una persona puede aspirar: La salvación de las personas es a través del amor y en el amor. Entendí como una persona que no tiene nada más en este mundo podría conocer la dicha, al menos por un breve momento, en la contemplación de aquello que ama. En una posición de total desolación, cuando una persona no puede expresarse a sí misma en acciones positivas, cuando su único logro podría consistir en soportar su sufrimiento de la forma correcta – una forma honorable – en una posición así puede, a través de la amorosa contemplación de la imagen que lleva de aquello que ama, alcanzar la realización. Por primera vez en mi vida pude entender el significado de las palabras, 'Los ángeles están perdidos en la contemplación perpetua de una gloria infinita'".
Aprendiendo de un hombre en busca de sentido - Power Items
Esto no se cierra únicamente a personas, sino también al trabajo diario: en alguna ocasión, el doctor Frankl decidió verse a sí mismo, aún dentro del campo de concentración, dando una clase sobre la psicología de dicho campo. Fue así que logro superar la agonía y el sufrimiento tan fuertes que sentía en ese preciso momento, dejándolos en el pasado.

"El prisionero que ha perdido la fe en el futuro – su futuro – estaba condenado. Con su pérdida de convicción en el futuro, también perdía su dominio espiritual; se dejaba caer a sí mismo y se volvía un sujeto de decaimiento mental y físico."

La pérdida de la esperanza: sabía que llegar a esto podía ser un momento trágico en la vida de toda persona, y las palabras del doctor Frankl lo confirmaron. Las distintas obras que veía, donde esto se reflejaba... eran momentos duros. No se trataba de que fuese únicamente ficción: imaginar y retratar la desesperanza es lidiar con uno de los miedos más fuertes que cualquiera de nosotros puede albergar. Puede dejarnos sin razones para mirar al pasado, el presente o el futuro.

A continuación hago un breve resumen de cierto evento expuesto en el libro: en alguna ocasión, posterior a anuncios sobre acciones que serían castigadas con la muerte, un ladrón famélico robó unas cuantas papas. Cuando las autoridades supieron esto, ordenaron entregar al hombre "culpable" por este acto, o de lo contrario, todo el campo sufriría de hambre por un día. Ningún prisionero habló.

Viktor Frankl recibió la oportunidad de hablar. No se encontraba con los ánimos o las condiciones para hacerlo, y uno puede imaginarse lo molesto, irritado y cansado que cualquier persona en sus condiciones podría sentirse. Pero era en ese momento, cuando sus compañeros más necesitaban escuchar algunas palabras de aliento, que se dio cuenta que el ánimo para hablar era más necesario que nunca.

Mencionó las comodidades más triviales primero. Hizo que cada persona se preguntara sobre las pérdidas irreparables que había sufrido hasta entonces, en el sexto invierno de la Segunda Guerra Mundial. Cualquier persona con vida hasta entonces tenía razones para tener esperanza: salud, familia, felicidad, habilidades profesionales, fortuna, una posición en la sociedad – todas estas, cosas que podrían alcanzarse nuevamente o podrían ser restauradas.

El doctor habló entonces sobre el futuro, y sus posibilidades personales de vivir, calculándose a sí mismo en 1 de 20. Y a pesar de esto, no iba a perder la esperanza. Hizo una remembranza del pasado, en la que salieron a relucir no sólo sus experiencias, sino todo lo que se había logrado, cualquier gran pensamiento que se haya tenido, y todo lo que habían sufrido: todo eso no estaba perdido, aunque estuviese en el pasado. Lo habían traído a su ser. El haber sido es también una clase de ser, y quizá, el tipo más seguro de ser.

El dejó en claro que la vida humana, bajo cualquier circunstancia, jamás deja de tener un sentido, y que ese infinito sentido de la vida incluye el sufrimiento y morir, la privación y la muerte. Les pidió a sus compañeros, a aquellos que pudiesen escucharlo, que no perdieran la esperanza y mantuvieran el coraje en la certeza de que la desesperanza de su lucha no los privaba de su dignidad y su significado: alguien miraba por cada uno de ellos en sus horas más difíciles y no esperaría que lo decepcionaran.

"Y finalmente, hablé de nuestro sacrificio, el cual tenía significado en cada caso. Era en la naturaleza de este sacrificio que debería parecer sin sentido para el mundo normal, el mundo del éxito material. Pero en realidad nuestro sacrificio tenía un sentido. Aquellos de nosotros con una fe religiosa, dije francamente, podríamos entender sin dificultad. Les hablé de un camarada que en su llegada al campo, trató de hacer un pacto con el Cielo, que su sufrimiento y muerte deberían salvar al ser humano que amaba de un final doloroso. Para este hombre, el sufrimiento y la muerte tenían un sentido: el suyo fue un sacrificio del más profundo sentido. Él no quería morir por nada. Ninguno de nosotros quiere eso."

Sus palabras tuvieron éxito.
Aprendiendo de un hombre en busca de sentido - Power Items
No me había detenido a pensar de ese modo antes: darle un sentido, un significado incluso al dolor que sufrimos día a día. ¿Cómo era posible verlo así? En un mundo en el que mayormente, este es visto de una forma muy negativa, el doctor Frankl exponía una visión más digna: daba valor al dolor y al sufrimiento, un valor puro y noble al sacrificio desinteresado que muchas personas al día de hoy han llevado a cabo.

Y finalmente, ¿qué hay de la psicología de un prisionero liberado? Las experiencias no eran agradables. En alguna ocasión, un hombre le dijo al doctor Frankl, quien menciona, era un buen compañero y entre los mejores de los camaradas durante y después del campo, "¡Que me corten esta mano si no la mancho con sangre el día que regrese a casa!". En palabras del doctor, "sólo lentamente estas personas podrían ser guiadas de vuelta al lugar común de la verdad, de que nadie tiene el derecho a hacer el mal, ni siquiera si este ha sido hecho a ellos".

Un pensamiento fuertemente basado en el perdón del dolor inflingido por otros. Ninguno de nosotros tiene el derecho de hacer mal a nuestros semejantes. Es un pensamiento difícil de asimilar, en efecto. Y quizá más difícil llevar a cabo. Pero es una forma de pensar que puede ayudarnos a reflexionar. No creo que el odio y la venganza, el famoso "ojo por ojo", incluso a una escala pequeña o personal, sean el camino que deseo para mi o las personas que me rodean.
Aprendiendo de un hombre en busca de sentido - Power Items
Quizá la respuesta a mi pregunta inicial no es tan difícil: llegué aquí por muchas cuestiones planteadas sobre mi vida y mi existencia, quizá sobre como seguir adelante en este camino tan incierto, lleno de dudas y por que no decirlo, de miedo e inseguridad. Esa es la razón. Era bastante temeroso; quizá tenía miedo de no saber si realmente tenía un propósito que cumplir, de lo que sería de mi, perdido. Pero me da gusto haber encontrado la paz, el balance y la aceptación que tanto buscaba, después de 25 años. Años llenos de altibajos, quizá mayormente viendo el vaso medio vacío entonces, pero que si me lo pregunto ahora, no cambiaría por nada. Me han ayudado a forjarme. No es sencillo, e incluso hoy en día sigue siendo difícil saber cómo vivir, pero puedo decir que después de todo, he aprendido a ser alguien.

Quiero terminar recordando uno de los eventos mundiales más importantes ocurrido un día como hoy hace 72 años: el 9 de agosto de 1945, ocurrió el segundo y último, a día de hoy, ataque nuclear en la ciudad de Nagasaki, en Japón. 72 años desde aquel terrible evento que terminó por forjar un antes y un después en el mundo.

Con las últimas notas que he publicado comenzando quizá con la reseña de Dunkerque, me gustaría invitarnos a reflexionar no sólo sobre las repercusiones que los conflictos pueden ocasionar en una escala mundial, conflictos que han costado la vida de millones de personas a lo largo del tiempo. Quiero invitarnos a cuestionarnos sobre nosotros, quienes somos realmente y nuestro papel y responsabilidad con nosotros, nuestra familia y el mundo que habitamos. Las notas expuestas por un servidor sobre este tema, quizá tienen algo en común: alcanzar la paz en medio de terribles guerras, dejar atrás el odio y la venganza. Miedo, dolor, perdón, esperanza. Aprender de nuestros errores, como personas, y como sociedad. Quizá no haya acertado con todas las ideas que quería expresar, pero aún así, quería intentarlo. La decisión y elección depende de ti. Espero pueda invitarnos a la reflexión, y a encontrar la paz con nosotr@s y todo lo que nos rodea.

Hoy y siempre es un buen día para recordar todo aquello que las guerras nos han arrebatado, lo que hemos aprendido, y para honrar la memoria de tod@s aquell@s que sacrificaron su vida por un bien mayor: por el mundo en el que tenemos la posibilidad de vivir hoy en día.
Aprendiendo de un hombre en busca de sentido - Power Items

Los comentarios